Retablo jovial de Alejandro Casona

9788421690260

La última lectura de este trimestre es Retablo jovial de Alejandro Casona. Lo estamos leyendo en una edición de la editorial Bruño realizada por Julieta García-Pomareda y Rosa Zambrano. Os incluyo, como siempre, el ppt. con el que trabajamos en clase:

Retablo jovial

Los que no queráis descargarlo, lo podéis ver aquí:

images-5

ALEJANDRO CASONA Y SU ÉPOCA: ENTORNO HISTÓRICO

  • Alejandro Casona, cuyo nombre real es Alejandro Rodríguez Álvarez, nace en 1903 y muere en 1965.
  • Durante esta época la sociedad española se debatía entre el caciquismo, la incultura y los intentos de culturizar el país.
  • Entre 1902 y 1931 rige la monarquía de Alfonso XIII, dirigida desde 1923 por la dictadura de Primo de Rivera.
  • La institución monárquica sufre tal desgaste que se ve arrastrada por la caída de la dictadura. Por este motivo, al proclamarse la Segunda República el 14 de abril de 1931, Alfonso XIII debe exiliarse.
  • La República intentó educar a una España sumida en la incultura. Una de sus más importantes actividades fue la creación de las Misiones pedagógicas, con las que se pretendía llevar la cultura a las zonas rurales.
  • A Alejandro Casona se le encargó la creación del Teatro del pueblo, interesante proyecto educativo itinerante, que formaba parte del marco educacional republicano.
  • Con el golpe de estado de 1936, la posterior guerra civil y el triunfo del régimen del general Franco, terminaron definitivamente estas iniciativas culturales populares.
  • Casona se tuvo que exiliar, pasó por diversos países hispanoamericanos y, por fin, se estableció en Buenos Aires, de donde volvió en 1962 para quedarse definitivamente.

Para aquellos que os sintáis interesados por saber en qué consistieron las Misiones pedagógicas podéis ver este documental dirigido por Gonzalo Tapia:

TRAYECTORIA VITAL Y LITERARIA DE ALEJANDRO CASONA

alejandro-casona

  • Nace en 1903 en Besullo (Asturias). Durante sus primeros años viaja por España debido a la profesión de sus padres, ambos maestros.
  • En 1922, ingresa en la Escuela Superior de Magisterio de Madrid. Cuando termina sus estudios, es destinado a Les, un pueblo del Valle de Arán (Lérida), como inspector de enseñanza primaria. Se casa con Rosalía Martín Bravo.
  • En 1931 gana una plaza de inspector de enseñanza en Madrid. Se proclama la Segunda República, y el Patronato de las Misiones pedagógicas lo nombra director del Teatro del pueblo.
  • Casona viaja de un lado a otro, presentando obras de teatro para educar a la población inculta.
  • En 1962 vuelve a España. Estrena ese mismo año La dama del alba, que convierte al autor en un dramaturgo muy apreciado.
  • Sus obras escritas en América se estrenan en España.
  • En 1964 se estrenó El caballero de las espuelas de oro, única obra teatral que escribe Casona tras regresar del exilio.
  • Muere en 1965.

OBRAS 

  • Prohibido suicidarse en primavera (1937)
  • Romance en tres noches (1938)
  • Sinfonía inacabada (1940)
  • Las tres perfectas casadas (1941)
  • La dama del alba (1944)
  • La barca sin pescador (1945)
  • La molinera de Arcos (1947)
  • Los árboles mueren de pie (1949)
  • La llave en el desván (1951)
  • Siete gritos en el mar (1952)
  • La tercera palabra (1953)
  • Corona de amor y muerte (1955)
  • La casa de los siete balcones (1957)
  • Tres diamantes y una mujer (1961)
  • La dama del alba (1962)
  • El caballero de las espuelas de oro (1964)

ANÁLISIS DE RETABLO JOVIAL

Los temas del teatro de Alejandro Casona son universales: el amor, la muerte, la libertad, la relación entre las personas, la solidaridad… Buena parte de las obras dramáticas de Casona poseen un espíritu docente e incluyen elementos pedagógicos.

Alejandro Casona plantea en sus obras la exaltación de la bondad, del amor y de la necesidad de la poesía y de la educación para superar las injusticias y vicisitudes a las que la vida somete a los seres humanos.

Además de obras teatrales originales, Casona adaptó autores clásicos y escribió una premiada antología de leyendas de diversas nacionalidades, Flor de leyendas, con la intención de que estas llegarán a los niños y jóvenes.

Retablo jovial se integra dentro de la labor pedagógica del autor y de su deseo de adaptar obras importantes de la literatura para un público poco formado culturalmente. El retablo pertenece a la corriente literaria de las farsas. Las farsas eran representaciones breves, sin separación de actos y casi siempre sin escenas, dotadas de una acción rápida y protagonizadas por personajes cómicos. Las farsas están relacionadas con los Pasos de Lope de Rueda y, por supuesto, los Entremeses de Cervantes.

EL TÍTULO: RETABLO JOVIAL

  • Retablo:
    • Conjunto de figuras que se disponen formando parte de una sucesión de cuadros que cuentan una historia.
    • Colección de figuras, que representan en serie una historia o suceso.
    • Pequeño escenario en que se representaba una acción valiéndose de figurillas o títeres.
  • Jovial:
    • Significa alegre, divertido.
    • Todas las farsas, por una u otra razón, son alegres, y, a veces, quizás constituyen una diversión excesivamente sencilla o incluso vulgar.
    • Este carácter está relacionado con la finalidad del teatro de Casona que busca provocar primero la risa del público para, de este modo, aficionarlo a la literatura como medio de conocimiento y de liberalización individuales.

OBRAS DE RETRATO JOVIAL

Retablo jovial. obras

TEMAS

  • En las cinco obras del Retablo, encontramos, mezclados en distinta proporción, temas y motivos relacionados con la cultura carnavalesca, como:
                    • la figura del bobo,
                    • la parodia de lo religioso,
                    • la sátira de la justicia,
                    • la misoginia,
                    • la afición desordenada por la comida,
                    • la mujer infiel,
                    • el marido cornudo…
  • Todos ellos comparten un elemento común: la burla, a la que necesariamente se asocia la figura del bobo o del tonto que resulta engañado.

ESTRUCTURA

  • La obra está constituida por un conjunto de piezas independientes que coinciden en la brevedad.
  • De las cinco obras solo dos presentan una división externa:
    • El mancebo que casó con mujer brava se compone de seis escenas y un prólogo.
    • Farsa del cornudo apaleado, compuesta por dos escenas y un prólogo.
  • Todas las obras se ajustan a la regla de las tres unidades:
        • Una acción única.
        • División clásica en planteamiento, nudo y desenlace.
        • Espacio limitado: la acción se desarrolla en un solo lugar.
        • Tiempo limitado: la acción se desarrolla en unas horas. La época en la que se desarrollan es vagamente indeterminado: a medio camino entre una Edad Media y un Siglo de Oro levemente aludidos.
        • Es frecuente la repetición de las acciones y las expresiones para facilitar la comprensión de la fábula por parte de un público amplio.

PERSONAJES

  • La obra de Casona es una adaptación de textos narrativos, en los que existe un narrador que presenta a los personajes mediante la descripción, el diálogo y la distribución de la materia narrativa.
  • En un texto dramático o teatral, no existe un narrador, son los personajes quienes se presentan mediante los diálogos, los actos que realizan en escena y las acotaciones.
  • La mayoría de los personajes del Retablo son personajes de una sola pieza, que actúan en virtud de una enseñanza moral. No se muestran los pormenores de su psicología.
  • No hay excesiva individualización de los personajes. Estos son más bien tipos que están representando algo: el tonto listo, el marido burlado, el juez injusto, la mujer habladora… No hay matización psicológica, sino más bien  un desarrollo didáctico de varias ideas:
        • Enseñar deleitando mediante la popularización de clásicos de la literatura o de la tradición popular.
        • Criticar actitudes anquilosadas de las personas y de la sociedad, de forma alegre y divertida.

ESTILO

  • Las  cinco obras de Retablo jovial proceden de episodios de la tradición popular o de conocidísimos textos literarios de la Edad Media o del Siglo de Oro, y Casona ha realizado sus adaptaciones teniendo en cuenta esa circunstancia temporal así como su finalidad cómica, que es la misma que la del teatro breve tradicional del que toma muchos recursos.
  • Para conseguir su ambientación en el pasado, el escritor ha recurrido a una recreación del castellano “antiguo” que mezcla en el discurso de los personajes expresiones modernas y arcaísmos y construcciones sintácticas anticuadas.
  • En la obra teatral encontramos dos variedades de discurso con distinta función:
      • ACOTACIONES:
          • Indicaciones del autor para la representación del texto.
          • La voz del autor nos llega más directamente a través de las acotaciones.
          • Las más breves tienen un carácter funcional:
          • Muchas veces son solo un adjetivo que señala  cómo se siente el personaje y, por tanto, el tono en que debe hablar.
          • Otras señalan al receptor de las palabras de un personaje.
          • Las más extensas tienen rasgos propios del lenguaje poético como paralelismos, metáforas o comparaciones…
      • DIÁLOGO DIRECTO DE LOS PERSONAJES: que viven una historia ficticia delante del espectador como si fuese real.
  • El escritor, fiel al decoro teatral, es decir, a la adecuación de las acciones y modo de hablar de los personajes a su condición y categoría social, ha recreado con notable fortuna el lenguaje popular y coloquial.

PARA LOS QUE QUIERAN MÁS…

  • Como hemos visto, la obra está basada en otras obras literarias anteriores, algunas de ellas conocidas por nosotros, ya que no hace mucho las hemos estudiado en clase. La más reciente, sin duda, es el Quijote de cuya segunda parte, en el capítulo 45, está extraída la historia que Casona nos cuenta. Este curso hemos leído una adaptación del Quijote, pero si os apetece leer la historia original, no tenéis más que pinchar aquí.
  • El Entremés del mancebo que casó con mujer brava está extraído de uno de los cuentos de El Conde Lucanor. Si queréis leer el cuento en una versión actualizada proporcionada por la Biblioteca Virtual Cervantes, ya sabéis, pinchad aquí.
  • La Farsa del cornudo apaleado procede, como se ha dicho antes, del relato “El marido apaleado, cornudo y contento” del Decamerón de Giovanni Boccacio, que podéis leer aquí.
  • La Fablilla del secreto bien guardado está inspirada en la Patraña VI de El Patrañuelo, una colección de cuentos de Juan de Timoneda, que podéis leer aquí.
Publicado en Curso 2015-2016, El placer de leer, Literatura castellana | Etiquetado , | Deja un comentario

El judeo-español: el español hablado por los judíos de Sepharad

36

El djudeo-espanyol, djdio, djudezmo o ladino es la lingua favlada por los sefardim, djudios arrondjados de la Espanya en el 1492. Es una lingua derivada del kastilyano i favlada por 150.000 personas en komunitas de Israel, la Turkiya, antika Yugoslavia, la Gresia, el Marroko, Espanya i las Amerikas, entre munchos otros. 

El fragmento anterior está escrito, como podéis imaginar, en sefardí o judeoespañol. ¿A que se entiende perfectamente? Normal, el judeoespañol es la lengua que se hablaba en España a finales del siglo XV y, por tanto, una variedad del español.

Los judíos fueron expulsados de España el 31 de julio de 1492 en virtud del Edicto de Granada, que establecía la obligación de abandonar el territorio español para todos los judíos, salvo aquellos que se convirtiesen al cristianismo. La mayoría de los sefardíes optaron por el exilio, y casi todos ellos fueron recibidos en el Imperio Otomano por el sultán Bayaceto II. Otra parte se estableció en Marruecos, Holanda y algunos países de la Europa central, amén de algunos otros que se establecieron, en años posteriores, en América.

Los sefardíes establecidos en tierras otomanas pertenecían a un nivel social y económico en cierta medida superior al de las poblaciones autóctonas, lo cual permitió que éstos conservaran la lengua y la mayoría de sus tradiciones hispánicas durante casi 400 años, de manera similar a lo que ocurrió en Marruecos. Sin embargo, el tiempo favoreció que se originaran dos versiones del judeoespañol: el ladino (hablado en los Balcanes) y el haquetía, hablado en Marruecos. Por la influencia cultural que tuvo el ladino y, desde luego, por el número de hablantes que tuvo, mucho mayor que el haquetía, es considerado un espécimen lingüístico muy interesante para filólogos e hispanistas.

Sepharad es un programa de RNE en sefardí. ¿Os apetece oír uno de los programas? Pinchad en el logo y podréis escuchar un podcast del programa sobre Gastronomía sefardí y aprender cómo se hace el “Pishkado agitado kon vinagriko”

UnknownPodéis oír y ver también esta canción, de la cantante sefardí Suzy, titulada Si la mar fuera de leche :

Miguel Ángel Nieto dirigió el documental El último sefardí, coproducido por RTVE. Es interesantísimo:

¿Que os han entrado ganas de aprender sefardí? No hay problema, podéis seguir el curso online de ladino Vini echaremos lashon

Y para terminar una noticia reciente, la condición sefardí dará derecho a la nacionalidad española. Leed la noticia de la edición digital del Heraldo de Aragón.

Todos los sefardíes, descendientes de los judíos que fueron expulsados de España en 1492, podrán adquirir la nacionalidad española de forma automática, vivan donde vivan y siempre que acrediten su condición, ya sea por apellidos, idioma, descendencia o vinculación con la cultura y costumbres españolas.Los trámites para poder conseguir la nacionalidad por carta de naturaleza se regularán en una nueva instrucción, que han presentado en la Casa Sefarad-Israel los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y de Exteriores, José Manuel García-Margallo. El nuevo procedimiento legal, según Gallardón, implica un avance sustancial respecto a la reforma del Código Civil de 1982, que ya permitía otorgar la nacionalidad por carta de naturaleza a los sefardíes tras dos años de residencia en España. Ahora se suprimirá este requisito y bastará acreditar la condición de sefardí con un certificado de la Federación de Comunidades Judías, tras lo que los solicitantes, sus cónyuges e hijos menores gozarán de todos los derechos de protección y asistencia consular en España, ha dicho el ministro de Justicia. Posteriormente, podrán inscribirse en el registro previa jura o promesa de fidelidad a la Constitución y al rey de España. Según los datos aportados por Gallardón, hace unos años se cifraban en 250.000 las personas que hablan el judeoespañol, aunque hoy es difícil calcular las “numerosísimas” peticiones de nacionalidad que llegan al Ministerio de Justicia. El ministro de Exteriores y Cooperación, por su parte, ha destacado que con esta medida se pretende agilizar el proceso de concesión de la nacionalidad y ha recordado los vínculos históricos del pueblo judío y musulmán con España. “Nuestras relaciones no se han interrumpido nunca, no se han olvidado nunca, han sido tanto más intensas cuanto más tolerante, dialogante y democrática ha sido España”, ha declarado. Otro de los objetivos de la instrucción es, según Margallo, “recobrar la memoria de la España silenciada durante hace mucho tiempo” y culminar el camino “hacia la tierra y libertad” de los españoles que “añoran Sefarad” y viven en la diáspora. Para Gallardón, esta instrucción es la del “reencuentro” y va dirigida a todos “los que han sido injustamente privados de su nacionalidad y han recreado a través del afecto una España que nunca se resignaron a perder y que a partir de ahora es tan suya como nuestra, en lo que al derecho se refiere”. En el acto ha participado también el presidente de la Federación de las Comunidades Judías, Isaac Querub, que ha tenido un recuerdo para aquellos judíos que fueron expulsados de España en el siglo XV y sus descendientes, que hoy, tras 520 años de “nostalgia” y “añoranza” de la tierra de sus padres, accederán a la nacionalidad española “se encuentren en el lugar que se encuentren”. Querub ha destacado la “voluntad inequívoca” del Gobierno y ha trasladado su agradecimiento a los ministros de Justicia y Exteriores por este compromiso que “culminará en la forma legislativa que corresponda” y que permitirá a los sefardíes sentirse “plenamente españoles” en derechos y deberes. Al igual que el 31 de marzo de 1492, fecha de la firma del edicto de expulsión de los judíos de Castilla y Aragón, fue, según Querub, un día de tinieblas y oscuridad, la disposición legal “de retorno” anunciada hoy hará que esta jornada “pase a la historia como un día de cielo azul claro e intensa luminosidad para España”.
Publicado en Curso 2015-2016, Enriquecimiento curricular, Lengua castellana | Deja un comentario

Tema 10: Origen y evolución del castellano. El bilingüismo

es.wikipedia.org

¿Cuántas lenguas se hablan en España? ¿Por qué? ¿Desde cuándo? ¿Siempre hemos hablado castellano en España? ¿Por qué no todos hablamos castellano? ¿O gallego? ¿O catalán? ¿O vasco? ¿O incluso aragonés? ¿Todos los españoles hablamos el mismo español? ¿Y qué pasa con el español de América?

LIBROS

CONTENIDOS

En este tema vamos a trabajar algunos contenidos que no aparecen en el libro, por eso, podéis tomar apuntes en clase o bien descargar los apuntes que aparecen más abajo. En todo caso, los contenidos que vamos a trabajar son los siguientes:

1. CONCEPTOS GENERALES: LENGUA Y DIALECTO
 
1.1.    Dialecto
1.2.    Lengua
 
2.      ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL CASTELLANO
 
2.1.    La romanización de la península ibérica
2.2.    Las lenguas románicas de la  península ibérica
2.3.    El castellano
2.3.1. El castellano medieval
2.3.2. El castellano clásico
2.3.3. El castellano en el siglo XVIII
2.3.4. El castellano en el siglo XXI
 
3.      DIFUSIÓN DEL ESPAÑOL EN EL MUNDO
 
4.      EL BILINGÜISMO
 

diana-flecha

OBJETIVOS

Los objetivos que nos proponemos son los siguientes:

  • Conocer la diferencia entre lengua y dialecto, y entre diglosia y bilingüismo.
  • Conocer el origen y las etapas fundamentales de la evolución del castellano.
  • Saber cuáles son las lenguas cooficiales de España e identificar las zonas de bilingüismo.
  • Conocer la relación histórica y social del castellano con las demás lenguas cooficiales.
  • Comprender y valorar el fenómeno del bilingüismo en España como un rasgo enriquecedor para una cultura.

recursos

MATERIALES

  • Libro de texto: tema 10 del libro de texto, apartado Estudio de la Lengua. Si se utiliza el libro este tema debe ser completado con lo que se amplíe en clase.
  • Apuntes: podéis descargaros los apuntes del tema. Estos apuntes están completos, no precisan ampliación.

TEMA 10: Origen y evolución del castellano. El bilingüismo (Apuntes)

  • Ppt: trabajamos en clase apoyados en esta presentación. La podéis descargar aquí:

Tema 10

      O  bien, verlo directamente aquí:

id-100108544

QUIERO SABER MÁS…

Ved este vídeo titulado Sobre el origen de las lenguas y responded a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántos idiomas existen actualmente?
  • ¿Cuántos están en peligro de extinción?
  • ¿Qué peligro entraña la pérdida de una lengua?
  • ¿Cuántas lenguas aborígenes australianas habla Peter Austin?
  • ¿Cuántas de las lenguas que aprendió Peter Austin se han extinguido?
  • ¿Cuántas lenguas aborígenes australianas subsisten en la actualidad?
  • ¿Por qué se afirma en el vídeo que cada lengua es un mundo en sí mismo?
  • ¿Hay un solo lenguaje de signos internacional?

La historia de la lengua es una disciplina que estudia la evolución de una lengua en el tiempo. Ved este vídeo sobre la etimología del nombre de las estaciones del año en español.

Para los que pensáis que una imagen vale más que mil palabras (y si hay imágenes y palabras, ni te cuento…), aquí tenéis unos vídeos donde podéis ver el contexto histórico de la evolución del castellano.

 

Publicado en Curso 2015-2016, Lengua castellana | Deja un comentario

El teatro del siglo XVIII

Paris_Comedie-Francaise

En el siglo XVIII se continuó la gran afición al teatro, pues el vigor del teatro barroco era tan fuerte que perduró a lo largo de la primera mitad de siglo con obras de autores que continuaban las fórmulas de Lope y Calderón en temas y argumentos. Era el teatro que interesaba al público, acostumbrado a la espectacularidad barroca. Pero queda solo la imitación conservadora de temas y formas, sin novedad alguna como en No hay deuda que no se pague y el convidado de piedra, sobre el tema el don Juan, de Antonio Zamora (1660-1728).

Se escriben comedias de figurón, un personaje cómicamente ridiculizado, y comedias de magia, muy populares, por los efectos sorprendentes, pese a las duras críticas de los intelectuales ilustrados, reformistas y racionalistas. Poco a poco, los intelectuales reformistas, encabezados por la Poética de Luzán que aplica el Art Poétique de Nicolás Boileau, y seguidos por una serie de importantes dramaturgos que defienden la estética neoclásica, lograrán imponer el nuevo teatro.

De entre los ilustrados, Leandro Fernández de Moratín critica que en el teatro tradicional los censores puedan incluso situarse sobre el escenario o lo absurdo de las comedias de santos y de magia. Gaspar Melchor de Jovellanos considera el teatro como el género más idóneo para instruir al pueblo, por los virtuosos modelos que puede ofrecer, por la recepción masiva de la obra en el teatro, y por la inmediatez de la recepción por los espectadores. En 1765 la polémica lleva a la prohibición de los Autos Sacramentales tanto por el reformismo como por los escándalos de las representaciones pues la mala fama de los actores no cuadraba con la espiritualidad del tema, y eran constantes los desórdenes de los espectadores, que solían asistir de pie, por lo que Jovellanos pide que mejoren las condiciones para que puedan sentarse con la transformación de los corrales de comedias en teatros.

El teatro neoclásico

Los intelectuales y el Gobierno consideran al teatro neoclásico una diversión popular provechosa, pedagógica, con contenido moral y ético, imprescindible para salir del atraso social y cultural. Opinan que el teatro necesita la aplicación de los preceptos clásicos, de modo que, a raíz de la publicación de la Poética de Luzán en 1736, los dramaturgos españoles inician el camino de la imitación de los modelos franceses como Racine, Corneille y Molière. Toda obra teatral debía estar  basada en los preceptos clásicos, con una vuelta a la regla de las tres unidades, como refuerzo de la verosimilitud y la lógica:

  • La verosimilitud de las acciones.
  • La aplicación de la regla de las tres unidades:
    • Acción: el texto dramático desarrolla una acción única.
    • Lugar: se utiliza un solo espacio que evite la proliferación de lugares.
    • Tiempo: el tiempo de la ficción no debe exceder las veinticuatro horas.
  • El enfoque didáctico-moral.

Esa valoración facilita la conversión de los corrales de comedias en teatros a la italiana, cubiertos, con escenario de tres paredes y telón, y una platea con sillas para los espectadores. En Madrid, en el antiguo Corral de la Pacheca se construyó en 1745 el Teatro del Príncipe, el actual Teatro Español. El más nuevo, el teatro de los Caños del Peral, ponía en escena óperas italianas, que arrastraron consigo a un público más selecto. También influyó la reconstrucción del teatro de la Cruz.

La tragedia neoclásica

Respaldado por el conde de Aranda, que quería sentar las bases de un teatro neoclásico español capaz de transmitir sus planteamientos políticos ilustrados, Luzán considera que el objetivo de la tragedia consiste en el escarmiento de los reyes y de los personajes principales, e induce a sus amigos escritores a escribir tragedias ejemplarizantes, basadas en temas de la historia española, que divulguen la ideología liberal. Se escribieron entonces tragedias a imitación de Pierre Corneille, en versos endecasílabos, y que cumplían estrictamente las reglas neoclásicas, pero el resultado fue frío, sin viveza ni fuerza en la expresión.

Unknown-5Nicolás Fernández de Moratín (1731-1780) fue uno de los escritores más comprometido en este empeño. Sus tragedias Lucrecia, Hormesinda y Guzmán el Bueno sirven a este propósito. No obstante, pese a actuar como protagonista la actriz más apreciada por el público madrileño, Mª Ignacia Ibáñez, no tuvieron éxito. Tampoco fue muy celebrada su comedia La petimetra; sin embargo, sus quintillas y romances, inspirados en la más viva tradición española (Fiesta de toros en Madrid) disfrutaron de mayor popularidad por su fuerza y colorido.

Vicente García de la Huerta (1734-1787) escribió una obra de mérito siguiendo la normativa clásica. Se trata de Raquel (1778), tragedia en endecasílabos heroicos, a partir de un tema tradicional: la leyenda toledana protagonizada por una judía, Raquel, amante del rey Alfonso VIII. La fuerza dramática, el lenguaje y la reducción a tres de los cinco actos clásicos hacen pensar en el teatro barroco español y esboza el nuevo teatro romántico.

La comedia neoclásica

Responde a la preocupación por el cumplimiento de la preceptiva neoclásica. Durante este siglo se escriben comedias de considerable calidad y finura, aunque nunca supusieron un movimiento asentado.

De acuerdo con las leyes del decoro poético, solo saca a escena personajes comunes: los burgueses y sus personajes comunes: los burgueses y sus criados. Dado su carácter didáctico, critica los vicios y debilidades de la sociedad, tratando de mostrar la vía de la razón y del sentido común.

Leandro Fernández de Moratín hace la siguiente definición de la comedia:

Imitación en diálogo (escrito en prosa o verso), de un suceso ocurrido en un lugar y en pocas horas, entre personas particulares, por medio del cual, y de la oportuna expresión de afectos y caracteres, resultan puestos en ridículo los vicios y errores comunes en la sociedad y recomendados, por consiguiente, la verdad y la virtud. 

La comedia neoclásica tenía las siguientes características:

  • Lenguaje natural.
  • Intención didáctica.
  • Verosimilitud.
  • Unidad de lugar, tiempo y acción.
  • Uso de la prosa o verso breve.
  • Estudio profundo del carácter de los personajes.
  • La acción dramática pasa  a un segundo plano, frente al diálogo.
  • Escenografía sencilla.

Leandro Fernández de Moratín

Retrato de Leandro Fernández de Moratín de Francisco de Goya (artehistoria.jcyl.es)

Hijo del también escritor Nicolás Fernández de Moratín, Leandro Fernández de Moratín nació en Madrid en 1760. Fue secretario de la Interpretación de Lenguas y director de la Junta de Reforma de los teatros. Durante la guerra de la Independencia se hizo afrancesado y apoyó la monarquía de José Bonaparte. Expulsado por los absolutistas, se trasladó a Barcelona y de ahí a Montpellier, París y Bolonia. Con la llegada del Trienio liberal regresó a Barcelona, pero un año después, huyendo de una epidemia, pasa a Bayona, Burdeos y de nuevo París, donde muere en junio de 1828.

Aunque cultivó diversos géneros, la indiscutible autoridad de Moratín se manifiesta en la comedia, donde supo aunar la estricta ideología neoclásica con el éxito popular. Para él, la comedia debe perseguir por encima de todo una finalidad didáctica y ha de ridiculizar los comportamientos que nacen de la barbarie, la ignorancia y las malas costumbres. Su comedia, de carácter urbano, tiene una dimensión crítica e intelectual, y el deseo decidido de reformar determinadas costumbres españolas. La verdad y la virtud presiden sus obras, escritas en prosa y con una clara intención moral. Su modelo constante fue Molière, a quien tradujo; y, como él, admira la autenticidad en el ser humano, por lo que en su obra es frecuente la denuncia de la hipocresía burguesa.  Su producción dramática se limita a cinco comedias: Moratín condena los matrimonios concertados por conveniencia en El viejo y la niña, El barón, El sí de las niñas; los efectos negativos que una educación represiva produce en los jóvenes  en La mojigata o arremete contra la mediocridad literaria del momento La comedia nueva o el café.

100pies.net

El sí de las niñas es la obra maestra de Moratín. Respeta todas las normas del teatro neoclásico: la regla de las tres unidades, la verosimilitud y la finalidad didáctica. Moratín critica los matrimonios concertados en los que una joven se desposa con un hombre mucho mayor que ella por decisión de sus padres y defiende el derecho de las mujeres a escoger libremente la persona con la que quieren casarse. En la obra presenta una pareja de jóvenes enamorados, don Carlos y doña Paquita, obligados a ocultar su amor, porque doña Irene, la madre de doña Paquita, ha prometido a su hija en matrimonio a don Diego, un honorable y rico caballero de su propia edad, que resolvería con la boda los problemas económicos de doña Irene. Don Diego descubre por una carta amorosa el amor de los dos jóvenes y cambia su papel de pretendiente por el padrino de la boda, no sin dejar de advertir al auditorio sobre los perjuicios que causan en los jóvenes una equivocada educación.

Interesante, ¿no? Vosotros también podéis elegir libremente entre leer la obra o ver la representación. Para aquellos que deseen leer la obra sólo tienen que hacer clic en la portada del libro:

es.wikipedia.org

Y aquellos de vosotros que prefiráis ver la obra representada, sólo tenéis que darle al play en el siguiente video:

PARA LOS QUE QUIERAN SABER MÁS…

Como siempre, la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece un buen material sobre la vida, la obra, así como estudios, audios, imágenes, etc. Completísimo.

La prosa de Moratín es una de las más claras y elegantes del siglo XVIII, podéis comprobarlo leyendo este fragmento y realizando las actividades de comprensión lectora.

Un crucigrama sobre Fernández de Moratín.

Leandro Fernández de Moratín, además de al teatro, se dedicó también a la poesía. Podéis escuchar dos de sus poemas:  la epístola El filosofastro y el soneto La despedida.

Drama sentimental o comedia lacrimosa. 

Procede de Francia. El autor pretende provocar en el espectador sentimientos de ternura y compasión. La pieza más significativa fue El delincuente honrado (1774) escrito por Jovellanos. La obra combina su adaptación a las reglas clásicas con la exaltación de los sentimientos característicos del prerromanticismo. El argumento es el siguiente: Torcuato, el protagonista, se confiesa culpable de haber matado en duelo a un hombre (sin haberlo hecho) para salvar a un amigo suyo injustamente acusado. Condenado a muerte por su padre, que ignora que está juzgando a su propio hijo, se salva en el último momento por un indulto del rey. Además del contenido filosófico, Jovellanos envuelve la obra en una sensibilidad emotiva de corte rousseauniano, filantrópico y sentimental, que permite considerarla como la primera obra dramática romántica de la escena española.

El teatro tradicional

03_el_baile_goya_s

En la polémica que recorre el siglo entre los partidarios del teatro tradicional y los defensores del neoclásico, las formas populares irrumpen como respuesta nacional frente a la imposición del teatro francés. A través de diversos géneros como el sainete, el nuevo género de la zarzuela o la tonadilla como intermedio musical se representa la vida nacional española en sus costumbres y sus rasgos más pintorescos.

El sainete hereda la tradición de los pasos de Lope de Rueda, los entremeses de Cervantes y las obras cortas de Luis Quiñones de Benavente. Es una pieza cómica y popular, en un solo acto. Su verdadera importancia está en que se convirtió en vehículo de transmisión del realismo social de la España de su tiempo.

En esta línea  de teatro nacional sobresalió Ramón de la Cruz, a quien la crítica convirtió en defensor de la vida popular española frente al afrancesamiento neoclásico. Su gusto por lo popular y lo castizo pronto llevó al autor madrileño a cultivar el sainete. Sus sainetes son cuatrocientas piezas breves que retratan el Madrid castizo de la época, como Las castañeras picadas, La pradera de San Isidro, El fandango del candil, Manolo, El Muñuelo. Constituyen todos ellos valiosos cuadros de costumbres, verdaderos documentos de época, escritos generalmente en verso corto: romances, seguidillas, letrillas u otras formas populares. Fue un autor muy popular, a pesar de las críticas de los ilustrados, como los de Moratín (padre e hijo), que le reprochaban sus excesos caricaturescos; pero eran caricaturas críticas con una enseñanza moral, según los preceptos neoclásicos.

Podéis ver este vídeo que presenta unos sainetes de Ramón de la Cruz estrenados por la Companía Nacional de Teatro Clásico en 2011:

PARA LOS QUE QUIERAN SABER MÁS…

La Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece una página sobre Ramón de la Cruz. Estupenda, como siempre.

imagen

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Publicado en Curso 2015-2016, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura castellana | Deja un comentario

La prosa del siglo XVIII: los ensayistas

cbc3e1e2-a51b-4038-a1f0-952d67de6987

De acuerdo con el espíritu del Siglo de las Luces, los escritores tienden a escribir obras con un fin didáctico, dejando bien claros los principios que deben regir la conducta humana: el decoro, la virtud y la rectitud moral. Los géneros que goza de prestigio en la época son la crítica —porque denuncia e intenta corregir los males sociales—, el ensayo y la literatura con un fin moral. En el estilo se impone la claridad, para que la obra pueda ser leída por un público numeroso.

El XVIII es siglo de estudiosos y eruditos, médicos, botánicos, historiadores, estetas, filólogos, numismáticos y editores. Pero ninguno como el valenciano Gregorio Mayáns y Siscar (1699-1781), miembro ilustre del los generós: un grupo social valenciano equivalente a los hijosdalgo castellanos. En sus obras Origen de la lengua española y Oración que exhorta a seguir la idea de la verdadera elocuencia española, interpreta la Ilustración como una recuperación de los valores del Renacimiento español.

Valencia vive, como otras ciudades periféricas (A Coruña, Gijón, Bilbao, Barcelona, Sevilla, Cádiz, Las Palmas), una época de auge dinámico y de expansión económica, debido al crecimiento de una fuerte burguesía, lo que le permite un desarrollo cultural floreciente.

Las iniciativas culturales, promovidas por particulares, producto de las “voluntades de progreso” están presentes en muchas ciudades españolas, con fundaciones como el Real Instituto Asturiano, el Real Seminario de Bergara; los Colegios de Cirugía de Cádiz y Barcelona; el Observatorio de Marina de Cádiz, y muchas otras academias, tertulias y sociedades. Ningún español ilustrado dejó de pertenecer a alguna de ellas.

EL ENSAYO

Fue el género preferido por los ilustrados para difundir las nuevas ideas de la Ilustración porque las características de este género literario eran las adecuadas para comunicar las nuevas ideas éticas y estéticas. Veamos algunas de las características del ensayo:

  • Reflexiones bien razonadas y bien argumentadas sobre un tema al que no pretenden estudiar de forma exhaustiva.
  • Todos los temas son buenos, desde los más serios a los más fantásticos, porque, como dijo Montaigne, su primer impulsor en 1580: “El tema constante del ensayo es el hombre”.
  • Su estilo literario busca la claridad y la sencillez, huye de la erudición rebuscada y recoge los registros que puedan hacerlo más cercano a la gente como la ironía, el chiste o la parodia.
  • Adopta formas muy variadas, como el libro de viajes o la autobiografía, el informe, la memoria, las cartas…

Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764)

Unknown-3Era el hijo mayor de una rica familia gallega, pero renunció a sus derechos de primogenitura para seguir su vocación religiosa entrando en la orden benedictina. Ocupó diversas cátedras en la Universidad de Oviedo y fue consejero real por decisión de Fernando VI, sin embargo, rechazó otros cargos que le podían distraer de su obra. Es una de las grandes figuras del siglo, tanto por el interés de sus obras, como por la polémica que estas suscitaron, al estar inspiradas por un espíritu abierto a la innovación y a las corrientes europeístas, polémica que sirvió para agitar fecundamente el ambiente cultural de la época. Conocido en toda Europa, mantenía correspondencia con autores de todo el continente. En España era respetado y admirado por su amplia cultura y erudición y por la lucidez de sus juicios.

El propósito que guió sus escritos fue la búsqueda de la verdad a través de la razón y de la experiencia. En ellos combatió ciertas creencias populares como la existencia de seres fantásticos y la veracidad de las artes adivinatorias de los astrólogos. También fue muy crítico con la religiosidad popular anclada en viejas supersticiones.

En sus obras Teatro crítico universal —nueve volúmenes en los que aparecen los más variados temas y su crítica ante el atraso cultural del país— y Cartas eruditas y curiosas —cinco volúmenes que tienen como principal objetivo combatir los errores populares a través del sentido común y del análisis riguroso de la realidad—, Feijoo trata de todas las actividades del espíritu en diversas materias.

Sus dos tratados —El no sé qué y Razón del gusto— desarrollan unas ideas estéticas que le aproximan al Romanticismo, al afirmar que “el genio no necesita reglas”, que incluso pueden llegar a estorbarle, y que depende del creador la “gracia” de la obra de arte, así como depende de su receptor el deleite de contemplarla o escucharla.

Su estilo es sencillo y claro, huyendo de los excesos heredados del Barroco y buscando una lengua capaz de llevar con eficacia sus ideas al lector de la época.

Su obra tuvo una importancia enorme, a la muerte de Carlos III se habían editado casi medio millón de ejemplares de su Teatro crítico y de sus Cartas eruditas.

Lee este fragmento de la Carta sobre la multitud de milagros en las Cartas eruditas y curiosas:

“Pensar que todos los que convalecen de sus dolencias, después de implorar en su favor la intercesión de nuestra Señora o de cualquier otro santo, sanan milagrosamente, es discurrir la Omnipotencia muy pródiga, y la naturaleza muy inepta… De este riesgo carece a la verdad el recurso a la intercesión de los santos, el cual nunca puede ser nocivo… siendo muy verosímil, que se aplica a algún bien del alma aquel ruego que se buscaba para la salud del cuerpo. También se logra esta algunas veces; pero pensar que siempre se logra, se logra por este medio, es un exceso de piedad que pica en superstición. Lo mismo digo de la multitud de milagros que el indiscreto vulgo señala en otros asuntos.  ¿Pero quién es el culpable de este error? ¿El vulgo mismo? No, por cierto, sino los que teniendo obligación de desengañar al vulgo… tal vez son autores del engaño…¡Cuántos párrocos por interesarse en dar fama de milagrosa a alguna imagen de la iglesia, le atribuyen milagros que no ha habido!   

PARA LOS/AS QUE QUIERAN SABER MÁS…

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ha dedicado una página al padre Feijoo. Como siempre, está muy bien. Contiene información sobre la vida y la obra del autor, así como estudios,  imágenes y diversos enlaces para profundizar en este interesante personaje.

Feijoo

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes  ha preparado también este interesante vídeo titulado “La huella de Feijoo”.

Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811)

Francisco_de_Goya_y_Lucientes_-_Gaspar_Melchor_de_JovellanosDe familia acomodada recibió una esmerada educación. Fue magistrado en Sevilla y Madrid, académico y ministro de Gracia y Justicia; pero también  conoció el destierro en dos ocasiones —al caer en desgracia por sus ideas muy avanzadas— y la reclusión en el Castillo de Bellver en Palma de Mallorca. Representa, como ningún otro ilustrado, las aspiraciones, inquietudes y tendencias de su época. En él hallamos, además de una gran cultura y capacidad para el cultivo de las letras, una excepcional calidad humana, que ha suscitado la admiración de la posteridad. Educado en el orden y  el trabajo, destacó por su sentido de la responsabilidad y voluntad de servicio, muy común a los aristócratas del despotismo ilustrado.

Su obra en prosa trata temas muy diversos, como el famoso Elogio de las Bellas Artes o la Memoria sobre espectáculos y diversiones públicas donde defiende la existencia de diversiones para el pueblo, como las fiestas populares y las romerías, pero desaconseja el teatro como diversión para un pueblo inculto. En la Memoria sobre la admisión de las señoras defiende la participación de la mujer en la vida social. Jovellanos basa la prosperidad de los pueblos en la instrucción, tesis que defiende en Sobre la necesidad de unir el estudio de la literatura al de las ciencias (1797).

Es famoso igualmente el Informe sobre la Ley Agraria, en el que Jovellanos pide la derogación de las leyes que impedían que progresaran los campesinos, el sector mayoritario de los que trabajan en España, y denuncia la concentración de las tierras en manos de la nobleza y de la Iglesia, que además, no las cultivaban, las llamadas “manos muertas”:

“Porque no es creíble que los grandes propietarios puedan cultivar sus tierras, ni cuando lo fuese, sería posible que las quisiesen cultivar; ni cuando las cultivasen, sería posible que las cultivasen bien. Si alguna vez la necesidad o el capricho les moviesen a labrar por su cuenta una parte de su propiedad, o establecerán en ella una cultura inmensa y, por consiguiente, imperfecta y débil, como sucede en los cortijos y olivares cultivados por señores o monasterios de Andalucía o preferirán lo agradable a lo útil… preferirán los bosques de caza, las dehesas de potros, los plantíos de árboles de sombra y hermosura, los jardines, los lagos y estanques de pesca, las fuentes y cascadas y todas las bellezas del lujo rústico a las sencillas y útiles labores de la tierra.”

En 1809, presenta sus Bases para la formación de un plan general de instrucción pública, en donde resume el programa que había madurado durante largos años.

“Por esto el objeto general de la instrucción en el hombre actual es la perfección de sus facultades físicas e intelectuales, como medios necesarios para aumentar su felicidad y la de su especie; pero la instrucción del ciudadano abraza además el conocimiento de los medios de concurrir particularmente a la prosperidad del estado a que pertenece , y de combinar su felicidad con la de sus conmiembros.
Sin duda que esta obligación se modifica: primero, por el tiempo, la proporción y los medios que cada ciudadano tenga; segundo, por el estado civil en que se halle. Pero siempre será cierto que todo ciudadano es obligado, en cuanto y hasta que se pueda, a instruirse: primero en el recto uso de los derechos y obligaciones generales que tienen como tal; segundo, en las obligaciones y funciones particulares del estado, empleo o profesión en que se hallare. “

En su Diario, tal vez el más importante de  la literatura española, Jovellanos manifiesta sus ideas y preocupaciones, convirtiéndose en testimonio de la “crisis de la conciencia española” en este siglo. En él escribe:

“El tonto del cardenal Lorenzana insiste en negar la licencia de tener libros prohibidos en la biblioteca del Instituto, aunque circunscrita a jefes y maestros. Dice que hay en castellano muy buenas obras para la instrucción particular y enseñanza pública […], y añade en postdata que los libros prohibidos corrompieron a jóvenes y maestros en Vergara, Ocaña y Ávila; pero ¿serían los libros de  física y mineralogía para que pedíamos la licencia? Y ¿se hará sistema de perpetuar nuestra ignorancia? Este monumento de barbarie debe quedar unido al diario. ¿Qué dirá de él la generación que nos aguarda,  y que, a pesar del despotismo y la ignorancia que la oprimen, será más ilustrada, más libre y feliz que la presente? ¿Qué barreras podrán cerrar las avenidas de la luz y la Ilustración?”

El Elogio a Carlos III es un discurso en el que defiende la política reformista propia del despotismo ilustrado que había propiciado el rey:

Sí, españoles; ved aquí el mayor de todos los beneficios que derramó sobre vosotros Carlos III. Sembró en la nación las semillas de luz que han de ilustraros, y os desembarazó los senderos de la sabiudría. Las inspiraciones del vigilante ministro que, encargado de la pública instrucción, sabe promover con tan noble y constante afán las artes y las ciencias, y a quien nada distinguirá tanto en la posteridad como esta gloria, lograron al fin restablecer el imperio de la verdad. En ninguna época ha sido tan libre su circulación, en ninguna tan firmes sus defensores, en ninguna tan bien sostenidos sus derechos. Apenas hay ya estorbos que detengan sus pasos; y entretanto que los baluartes levantados contra el error se fortifican y respetan, el santo idioma de la verdad se oye en nuestras asambleas, se lee en nuestros escritos, y se imprime tranquilamente en nuestros corazones. Su luz recoge de todos los ángulos de la tierra, se reúne, se extiende, y muy presto bañará todo nuestro horizonte.

El estudio de la obra en prosa de Jovellanos tiene, pues, múltiples y sugerentes alicientes, que pueden resumirse en estos puntos:

  • La relación existente entre la realidad social del momento y la selección temática de su obra que nos lleva a considerar los escritos de Jovellanos como una fuente documental indispensable para conocer los problemas (logros y fracaso) de la España dieciochesca.
  • El compromiso con las ideas literarias del Neoclasicismo y las sociopolíticas y científicas de la Ilustración (como soporte ideológico y como actuación política, socioecónomica y cultural) hace de sus obras igualmente una fuente documental para el conocimiento de la versión española de la Ilustración y la incidencia de la misma en la reforma de la sociedad.
  • La configuración de su producción literaria a través del modelo/género del ensayo que supone la consagración de un modelo de escritura ya iniciado en España y en Europa con anterioridad a esta época como forma de expresión, literaria o no literaria, pero ni consolidado ni valorado en sus justos términos.

Por estas y otras razones, Jovellanos ha de ser considerado como un testigo excepcional de su época y una personalidad relevante en la historia de la literatura española.

PARA LOS/AS QUE QUIERAN SABER MÁS…

De nuevo, la página de la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece información buena, abundante y fiable sobre Jovellanos. Si os interesa saber más sobre este magnífico ensayista, solo tenéis que pinchar en la imagen: encontraréis información sobre su vida, su obra, diferentes estudios, enlaces interesantes…

Jovellanos

Itinerario jovellanista por Gijón

¿Vais a viajar a Gijón próximamente? Podéis aprovechar para hacer este itinerario jovellanista  por Gijón. Conoceréis de primera mano los lugares donde Jovellanos vivió y trabajó.

Museo Casa Natal de Jovellanos en Gijón

¿Sois, como yo, unos auténticos “cotillas” de las casas de los escritores? Fantástico porque  ya que estáis en Gijón, podéis visitar el Museo Casa Natal de Jovellanos donde encontraréis  que, en el piso principal, coincidiendo con la zona que ocupó Jovellanos como mayorazgo, se exponen piezas relacionadas con su vida, parte del mobiliario original de la casa y obras pictóricas de su colección, entre otras cosas.  En el resto de las salas  se presenta una selección del rico patrimonio artístico asturiano de fines del siglo XIX y siglo XX.  Una maravilla. Pinchad en la imagen y podéis enteraros de horarios, tarifas, actividades…

jove

Los viajes de Jovellanos por Asturias

Los viajes de Jovellanos por Asturias es una herramienta didáctica basada en las rutas que realizó el ilustrado gijonés por los diferentes concejos asturianos a finales del siglo XVIII, adaptando los trazados históricos a las vías de comunicación actuales y recuperando las descripciones de los monumentos, las informaciones sobre la historia, los paisajes, las costumbres, la incipiente industrialización y las gentes que él mismo recogió en sus Diarios.

Jovellanos 2

Premio Internacional de Ensayo Jovellanos

En 1994, al cumplirse el doscientos cincuenta aniversario del nacimiento de Gaspar Melchor de Jovellanos, se instituyó el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos, que tiene como finalidad dar a conocer propuestas originales y reflexiones profundas que estimulen la apertura de nuevos caminos en la permanente lucha del hombre por ensanchar los horizontes de su conocimiento y por hallar respuestas a los numerosos problemas e interrogantes que conmueven a la sociedad contemporánea. El premio, cuya dotación económica es de 9000 euros, incluye la publicación de la obra ganadora. En la convocatoria del año 2015 el premio ha recaído en la obra Democracias inquietas del jurista Benigno Pendás. Para saber más sobre el premio, consultar las bases y, quién sabe, animarse a presentar un ensayo, aquí tenéis el enlace.

José Cadalso Vázquez (1741-1782)

JosecadalsoRecibió una esmerada educación, aunque pasó su niñez solo, su madre murió en el parto y su padre viajaba constantemente. Estudió en diversos colegios de jesuitas en España y Francia, pero abandonó los estudios para seguir su vocación militar a la muerte de su padre.

En Madrid Cadalso frecuenta los ambientes literarios y se hace amigo de Nicolás Fernández de Moratín, Jovellanos e Iriarte, y también frecuenta los ambientes artísticos en los que conoce a la actriz María Ignacia Ibáñez, de la que se enamora perdidamente; cuando ella muere muy joven Cadalso sufre una grave depresión; se dice que intentó desenterrarla una noche, cosa que impidió su buen amigo el conde de Aranda. Este episodio se recoge en su obra Noches lúgubres, obra cuyo tono desesperado y ambiente sepulcral presagian ya el Romanticismo.

La obra más importante de Cadalso fue las Cartas marruecas. El género epistolar tuvo en este siglo una muy importante presencia. Las cartas fueron, en manos de los ilustrados, un medio para difundir conocimientos sobre gentes, costumbres y actividades.

El esquema literario, convencional y muy de moda en el siglo XVIII, buscaba la verosimilitud. El modelo más imitado habían sido las Cartas persas  del filósofo y escritor francés Montesquieu. También el modelo epistolar fue uno de los procedimientos favoritos de la novela inglesa (Pamela y Clarisa de Samuel Richardson) y francesa (Las amistades peligrosas de Chloderlos de de Laclos o La nueva Eloísa de Rousseau).

El método epistolar tenía, en opinión de José Cadalso, varias ventajas:

  • Lectura cómoda, distribución fácil y estilo ameno.
  • La estructura en cartas permitía interrumpir la lectura, sin que por ello se perdiera el hilo de la narración e incluso se podía empezar por cualquier parte del libro.
  • El autor tenía la posibilidad de distribuir los asuntos con entera libertad, lo cual unido a la brevedad de cada carta y a la propia soltura hace su lectura más sencilla.

Las Cartas marruecas son noventa cartas escritas por tres personajes: Gazel, joven árabe que llega a Madrid acompañando al embajador de Marruecos y ofrece el punto de vista del que ve una cultura completamente nueva. Ben-Beley, el anciano preceptor de Gazel, que vive en África y representa la sabiduría y la experiencia, y por último Nuño, un español pesimista y algo lúgubre, amigo de Gazel que le va mostrando las costumbres y usos de los españoles.

Cadalso se sirve del artificio del viajero (oriental o exótico, para acentuar el contraste con la realidad conocida) que, lejos de su patria, observa con ojos nuevos, ingenuos, las realidades del país que visita. Desde la óptica ilustrada, viajar con utilidad es imprescindible para educarse.  Cadalso realiza de esta forma un análisis de la España de su tiempo, con perspectiva histórica a través de los personajes.  La exposición de los problemas de España se ve literariamente enriquecida por la visión curiosa del joven Gazel, las matizaciones de Nuño y, finalmente, la sabiduría de Ben-Beley, que relativiza los problemas desde una visión más universal.

Los temas que desarrolla son muy variados y responden a tres grandes preocupaciones del autor: la historia nacional, la sociedad española del siglo XVIII  y el ideal de hombre de bien, virtuoso e ilustrado. Cadalso creía que los principales valores de un hombre de bien eran la familia, la amistad y el servicio a la comunidad, buscando en todo un equilibrado justo medio. Critica las costumbres, los vicios y los errores nacionales, entre los que destacan el orgullo, la pereza y la resistencia al cambio de los españoles. Pese a su profesión de militar, acusa a la guerra como principal causa de la decadencia española, junto con esa serie de vicios de la idiosincrasia nacional.

Cadalso utiliza una prosa clara y precisa que responde a una actitud intelectual y crítica ante los diversos temas que trata. Todo ello aderezado con agilidad expresiva, brevedad en la exposición y variedad de ejemplos.


Carta I
“Me hallo vestido como estos cristianos, introducido en muchas de sus casas, poseyendo su idioma, y en amistad muy estrecha con un cristiano llamado Nuño Núñez, que es hombre que ha pasado por muchas vicisitudes de la suerte, carreras y métodos de vida. Se halla ahora separado del mundo y, según su expresión, encarcelado dentro sí mismo. En su compañía se me pasan con gusto las horas, porque procura instruirme en todo lo que pregunto; y lo hace sinceridad, que algunas veces me dice: “De eso no entiendo”; y otras: “De eso no quiero entender”. Con estas proporciones hago ánimo de examinar no solo la corte, sino todas las provincias de la Península. Observaré las costumbres de este pueblo, notando las que le son comunes con las de otros países de Europa, y las que le son peculiares. Procuraré despojarme de muchas preocupaciones que tenemos los moros contra los cristianos, y particularmente contra los españoles. Notaré todo lo que me sorprenda, para tratar de ello con Nuño y después participártelo con el juicio que sobre ello haya formado.”

PARA LOS/AS QUE QUIERAN SABER MÁS…

Y de nuevo la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece una interesantísima página donde podéis consultar datos sobre el autor, su obra, analizar las investigaciones y estudios que se han realizado, etc.

Cadalso

Podéis ver (más bien, oír) un fragmento del programa La Rosa de los Vientos de Juan Antonio Cebrián donde Jesús Callejo nos explica algunos de los interesantes enigmas de la vida de Cadalso. Aunque al principio se hacen un lío con el adjetivo “prerromántico” que, en cierto modo, podría aplicársele a José Cadalso, el audio es interesante. Miradlo, oídlo:

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Publicado en Curso 2015-2016, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura castellana | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La prosa del siglo XVIII: el periodismo

Taller-de-imprenta-en-1752-New-Universal-Magazine

El siglo XVIII, tanto en España como en Europa, el periodismo es el vehículo más importante de divulgación de las nuevas ideas. El periódico cumplirá a partir de este momento un papel informativo y crítico, esencial para la evolución del pensamiento.

Orígenes del periodismo

A pesar de que el desarrollo de la prensa periódica se dio en el siglo XVIII, podemos encontrar los orígenes de la misma mucho antes.

p014 subrostaniYa en la Roma antigua hubo distintos medios de información pública. Las Actas públicas o Actas del pueblo consistían en una serie de tablones expuestos en los muros del palacio imperial o en el foro, en los que se recogían los últimos y más importantes acontecimientos sucedidos en el Imperio. Los subrostani se ganaban la vida vendiendo noticias o fabricando informaciones sensacionalistas y sin sentido.

images-2En la Edad Media surgieron los mercaderes de noticias que redactaban los Avisos, también llamados folios a mano. Consistían en cuatro páginas manuscritas, que no llevaban título ni firma, con la fecha y el nombre de la ciudad en que se redactaban. Se vendían en los puertos y ofrecían informaciones del Mediterráneo oriental (lugar en que se desarrollaba la actividad bélica de las cruzadas) y recogían noticias facilitadas por marineros y peregrinos. Estos avisos tuvieron gran éxito pero fueron censurados por las autoridades de toda Europa. También nacieron en torno a los puertos los Price-Courrent que daban informaciones sobre los precios de las mercancías en el mercado internacional, los horarios de los barcos, etc.

2026-2En el siglo XV, con la invención de la imprenta, los Avisos y los Price-Courrent dejaron de hacerse manuscritos y se imprimieron. Aparecieron otras publicaciones periódicas nuevas: los Ocasionales que informaban de un hecho excepcional de forma eventual, cuando la ocasión lo requería. Los más famosos fueron los de Cristóbal Colón, contando el descubrimiento de América. Pronto comenzaron a ser publicados por los gobiernos, que los utilizaron como medio de propaganda. Tenían formato de libro y portada ilustrada.

Las Relaciones eran publicaciones de periodicidad semestral; coincidían con las dos ferias anuales de editoriales y libreros, que tenían lugar en la ciudad de Francfort. Recogían los principales acontecimientos ocurridos en Europa durante los seis meses que separaban una feria de otra.

Journal_des_SavantsEn el siglo XVI se siguen publicando avisos, ocasionales, relaciones… y aparece un nuevo tipo de publicación: los Canards, iguales que los ocasionales, pero de contenido más popular: trataban temas sensacionalistas: monstruos, milagros… y la explicación de los mismos solía ser casi siempre religiosa.

Desde 1609 empiezan a publicarse las Gacetas, de periodicidad semanal. Al principio, eran impresas por editores privados, pero enseguida quedaron bajo la protección de los estados absolutos que la utilizaron como medio de propaganda de la monarquía. Las gacetas más famosas fueron las francesas: La Gazette, Le Journal des Savants y Le Mercure Galant, todas ellas del siglo XVII. Estas publicaciones tuvieron una gran influencia en España, donde fueron imitadas en el siglo XVIII. La primera española fue la Gaceta de Madrid, de 1661.

La prensa en el siglo XVIII

The_Daily_CourantEl primer periódico nació en Inglaterra en el siglo XVIII. Fue The Daily Courant (1702). Hacia 1715 había en este país una gran actividad editorial y apareció un gran número de publicaciones de periodicidad variable. La distribución se hacía por medio de pregoneros. Los más importantes centros de circulación de periódicos fueron los cafés, donde la gente se reunía a leerlos y comentar las noticias. Con el desarrollo de la prensa, tuvo lugar el nacimiento de la opinión pública. Fue en Inglaterra donde se aprobó la primera Ley de Prensa Burguesa, el LIBEL ACT, en 1792 y donde apareció, ya a finales de siglo, la prensa de negocio: las empresas periodísticas introdujeron innovaciones técnicas, establecieron una infraestructura informativa para la recogida de noticias y mejoraron los sistemas de distribución, a medida que se desarrollaron las redes del ferrocarril. Aparecieron empresarios con una nueva mentalidad que con fin lucrativo, modernizaron sus empresas, redujeron costos y aumentaron la capacidad productiva. Ejemplo de todo esto fue el periódico The Times (1785).

La prensa en España

Hasta el siglo XVIII no se produce el desarrollo de la prensa en España. En la España de este siglo, predominaba el tema religioso e histórico en la mayoría de las publicaciones no periódicas, por lo que la función de la prensa periódica era esencial para el desarrollo del país, para la difusión del pensamiento y de la nueva mentalidad ilustrada, así como para la propagación de noticias económicas, políticas, sociales, artísticas y literarias.

En la segunda mitad del siglo XVIII, se daban en España las condiciones sociales para el desarrollo de la prensa periódica: un público ávido de noticias y con medios económicos suficientes para costearlas: empresarios decididos, periodistas entusiastas, medios técnicos. La burguesía ilustrada encuentra, por tanto, los cauces apropiados para ir educando a la opinión pública en sus propias ideas económicas, culturales y políticas.

Se pueden distinguir varias etapas en la evolución de la prensa:

  • 300anos_427_01_grPrimera etapa. Hasta 1750 se considera una prensa sin desarrollar, aunque aparecen los primeros periódicos como El Diario de los Literatos de España. El Diario de los Literatos de España (1737) era una publicación de carácter cultural y literario que duró hasta 1742. Luchó contra las ideas barrocas y defendió la obra de Feijoo y Luzán. Su propósito era emitir un juicio ecuánime sobre todos los libros que se publiquen en España. Tenía 400 páginas, formato de libro, costaba de 4 a 5 reales y ponía en circulación una tirada de 1000 a 1500 ejemplares.
  • historiagrafica002Segunda etapa. Entre 1750 y 1770, la figura literaria fundamental es la del periodista Francisco Mariano Nipho, hombre neoclásico, de saber enciclopédico que llegó a publicar casi un centenar de obras, veinte de ellas de carácter periódico. Su Diario Noticioso, Curioso, Erudito, Comercial y Público (1758), fue la primera publicación diaria de nuestro país. Constaba de dos secciones, una de divulgación, que recogía artículos de opinión, a menudo traducciones francesas y otra de información económica donde se anunciaban ventas, alquileres, ofertas, demandas, etc. Más tarde, pasó a llamarse Mercurio de España. Se publicaba mensualmente y eventualmente se acompañaba de suplementos.  En 1770 creó el Correo General de España.

el-pensadorEn esta etapa destaca también El Pensador, cuyo creador, José Clavijo y Fajardo, inició un periodismo costumbrista con temas típicamente españoles, como las costumbres de las tertulias y refrescos, los cortejos, la superstición, y el comportamiento en las iglesias. Trató temas de la educación, tanto de las mujeres como de los hombres, y de la función y el comportamiento del maestro.

Un género importante lo constituyó la prensa económica, ya que las ideas ilustradas defendían las reformas en este campo. El Semanario Económico (1765-6) fue una interesante publicación de este género que difunde los adelantos técnicos para la mejora de la industria y diversos textos económicos.

Hasta 1767 las publicaciones periódicas no encontraron grandes obstáculos para su edición, pero a raíz de las revueltas populares que dieron lugar al Motín contra Esquilache, el rey Carlos III y sus ministros tomaron medidas, entre ellas, la censura de la prensa.

  • Tercera etapa. Desde 1770. El periodismo alcanza en esta época la etapa de madurez.  Es un periodo de prensa polémica aunque también podemos encontrar periódicos cultos y eruditos. En 1786 nació El Correo de los Ciegos de Madrid, que desde 1787 se llamó El Correo de Madrid. Recogía artículos de divulgación de la actualidad literaria, científica, técnica y económica. También abundaban los de crítica social y de costumbres. Publicaba una serie de cartas y discursos firmadas por El militar ingenuo (pseudónimo de D. Manuel Aguirre, ilustrado, admirador de Rousseau), en las que criticaba a las instituciones y denunciaba la injusticia, la desigualdad y la ignorancia. En sus páginas se publicaron por primera vez, de forma póstum210px-Portada_Censora, las Cartas Marruecas de José Cadalso.

La agresividad política de El Censor, durante la década de 1780, hizo que fuese prohibido en varias ocasiones. Esta situación se agravó durante el reinado de Carlos IV. Los gobernantes, atemorizados por los sucesos revolucionarios ocurridos en Francia, impusieron una férrea censura. En 1791, se prohibieron todos los periódicos, salvo la Gaceta, el Mercurio y el Diario de Madrid.

En cuanto a otras ciudades, las más activas fueron las del este y el sur de la península. Se comenzaron a editar el Diario de Barcelona (1792), el Diario histórico y político de Sevilla (1792), el Diario de Zaragoza, el Diario Pinciano de Valladolid y hasta dieciséis cabeceras distintas que se publicaban en Cádiz.

Tipos de publicaciones

Se pueden distinguir dos tipos de publicaciones diferentes en esta época: la prensa culta o papeles periódicos y la prensa popular, que se ocupaba de temáticas diferenciadas y tenía un público propio.

  • La prensa culta. Los periódicos oficiales eran la Gaceta de Madrid y el Mercurio histórico y político, a través de los cuales se difundía la información política. En cambio, las publicaciones privadas se dedicaban a difundir temas culturales o económicos, defendiendo generalmente una ideología avanzada. Sus lectores pertenecían a la minoría ilustrada.
  • Prensa popular. La burguesía creó publicaciones de carácter popular que ya existían desde el siglo XVII, y se desarrollaron a lo largo del siglo XVIII: los llamados almanaques o pronósticos. Incluían temas variados y se distribuían por toda España. Torres Villarroel renovó el género en su Ramillete de astros.

lector

El público lector

Teniendo en cuenta que en esta época el 80% de la población era analfabeta, los lectores de papeles periódicos eran una minoría ilustrada compuesta por nobles y clérigos, miembros de la burocracia real, oficiales del Ejército y algunos sectores de la clase media como médicos, abogados, profesores y comerciantes.

Un ejemplo de prensa ilustrada

El Semanario Económico publicó en los días 13 y 20 de agosto de 1767 una noticia sobre el biberón. Aquí tienes un fragmento:

Tratado y explicación de la teta artificial y modo de criar a los niños sin amas. 

Los más constantes y manifiestos casos que tenemos que alegar son las dos casas de niños expósitos de Sevilla y Granada, en donde entran cabras hasta las mismas cunas para dar de mamar a los niños y en algunas se observa que toman tal cariño y conocimiento de su cría que sin que la lleven ni guíen, ella misma se dirige a la cuna, busca el sitio de la cabecera y volviéndose de ancas, le proporciona la teta al niño para que la pueda asir con la boca y mamar. En Jerez de la Frontera está puesto tan en uso el criar los niños con cabras, que es rara la mujer particular que cría a sus hijos a sus pechos. […]

Lo cierto es que según el célebre doctor Offman, no hay diferencia entre las dos leches de cabras y vacas, por lo que será indiferente criar a los niños con una o con otra de ellas, y solo se podrá preferir la que esté en más proporción de usarse. Esto supuesto pasemos al instante a hacer manifiesto el instrumento que facilita la cría de los niños y para que mejor se comprenda se ha hecho grabar en la estampa que acompaña este semanario.
A. Es un vaso de madera que representa la figura y el tamaño de la teta artificial, que en los Cantones Suizos llaman teta de vaca, en donde se ha de echar la leche; B.B. Es la boca de dicho vaso con su reborde en que encaje el cerco; E.E. de la tapadera; D. es el cañoncito hueco por donde sale la leche después de cerrado el vaso y sirve de pezón; C. demuestra que lo hueco del cañoncito ha de ser mayor en el arranque que por la parte interior de la tapadera; y D. el extremo opuesto del cañoncito, y que lo hueco va a salir a la superficie, y remate de él; F.F. es el suelo o asiento que se le hace al vaso para poderlo sentar o colocar sobre una mesa o suelo plano que se representa en G.G. […]
No ha faltado quien haya objetado al uso de esta teta que, siendo el pezón de madera endurecerá y encallecerá las encías  de los niños, y en la dentificación será grande obstáculo para que los dientes rompan y salgan, y asimismo harán sufrir mucho a los niños y tal vez les originará la muerte. Este reparo se salva poniendo sobre el pezón de madera una hoja sutil de esponja y esta cubriéndola de un pedazo de vejiga de puerco agujereada con un sacabocados redondo, para que los agujeros no se vuelvan a cerrar y tenga siempre el paso libre la leche, y en tal caso se asimila mucho más el pezón artificial al natural. Mas, no siendo de otra masa los niños de España que los de los Cantones, si los de esta República se crían con dicha teta y no les resulta impedimento para la dentificación, ¿por qué se ha de creer que los de aquí lo han de experimentar? 

Carmen Labrador y Juan Carlos de Pablos: La Educación en los papeles periódicos de la Ilustración Española, Madrid, MEC, 1989.

[Fuentes: BERNABEU, Natalia. [et al.] (1995), Lengua Castellana y Literatura 4º ESO, Madrid: Editex; BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Publicado en Curso 2015-2016, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura castellana | Etiquetado , | Deja un comentario

La prosa del siglo XVIII: los novelistas

3383_2

Como hemos visto antes, la prosa española del siglo XVIII es fundamentalmente didáctica.   La prosa narrativa solo sirvió de pretexto, en sus escasas manifestaciones, para un discurso expositivo de carácter teórico o moral. Varias razones explican este hecho:

  • La consideración de que la literatura debía estar al servicio de la utilidad pública.
  • La devaluación del artificio y, de manera general, del carácter lúdico de la escritura.
  • La secularización del arte.
  • La creciente condena del entretenimiento que conlleva la ficción narrativa y el peligro moral que comporta, y que culmina con la prohibición, inoperante, claro, de la novela en 1799.

El primer cuarto de siglo es una prolongación del siglo XVII, sus géneros y sus formas. Los modelos que gravitan sobre la prosa del XVIII son Gracián y Quevedo; muestra de su apreciación en el periodo 1700-1729 son las cinco ediciones del Criticón y las siete de los Sueños. Es un periodo de escaso valor literario.

En el segundo cuarto de siglo, el autor de prosa narrativa de mayor relieve será Diego de Torres Villarroel. En el tercer cuarto de siglo, aparecen los primeros autores del reinado de Carlos III  (destaca el Padre Isla) y comienzan los que llenarán el último cuarto de siglo: Montengón y Mor de Fuentes.

Diego de Torres Villarroel (1694-1770)

04_s-3La biografía de Diego de Torres Villaroel ha sido normalmente deformada hasta el punto de considerar a este autor como un “pícaro estrafalario”, básicamente por no haber diferenciado el plano de la ficción y el de la realidad en su Vida, novela autobiográfica construida a modo de máscara de su realidad vital que, incluso entre los especialistas, se identificó con la historia real de Diego de Torres Villarroel.

La biografía de Torres es la historia de una lucha por el triunfo social, a contracorriente de un sistema de valores que lo obstaculizaba. El humilde hijo de libreros y pobre estudiante mateísta encuentra en 1718 su rumbo y sus armas de combate. Comenzaba a publicar sus almanaques, instrumento básico de una alianza decisiva con el público, y a construirse paralelamente una personalidad intelectual socialmente respetable: 1718 es también la fecha de su primera y provisional vinculación docente a la Universidad, como profesor sustituto de la cátedra de astrología y matemáticas. Con este bagaje emprende, dos años después, la conquista de la Corte.

01_t

Vista actual de la salmantina calle de Libreros donde nació Torres Villarroel.

Su personalidad literaria madura en esta etapa madrileña (1720-1726) en la hubo menos frivolidad de la que traslucen algunos pasajes de la Vida. Frecuenta tertulias de la nobleza en las que desde fines del XVII se debatían las novedades científicas y filosóficas; en el Hospital General reanuda y amplía sus estudios de medicina y, sobre todo, publica sus primeras obras mayores, destinadas a labrarse un prestigio intelectual que sirviera de contrapeso docto al progresivo éxito popular del Gran Piscator. En 1724, dos años antes de que Feijoo alumbre el primer tomo de su Teatro Crítico, publica Viaje fantástico (cuya ampliación dará lugar en 1738 a Anatomía de todo lo visible y lo invisible), donde se sirve del marco onírico para traducir a síntesis divulgadora el modelo de los Compendia científicos, muy sujeto aún a los saberes escolásticos, aunque no falten destellos de la nueva mentalidad. De profunda y sorprendente originalidad es Correo del otro mundo (1725), otro sueño en el que vierte una sugerente autorreflexión sobre su trayectoria personal y su actitud ante el pensamiento, la ciencia y la moral. De 1726 es El ermitaño y Torres (continuado el mismo año con La suma medicina o piedra filosofal del ermitaño), donde exhiben sus conocimientos de farmacopea, se distancia —mientras los divulga—de los principios alquímicos, y opina sobre autores y libros. Algunos opúsculos de menor entidad amplían su labor divulgadora y reafirman su alianza con el público. No hay materia ajena al interés de este profesor de masas, cuyos no siempre ortodoxos saberes conviven con una inagotable capacidad de diversión y de burla.

Son años de fecundidad, pero también de dura batalla para defender la posición conquistada. La celebridad suscita por doquier envidias y recelos, y deja una estela de sinsabores. Le llueven los ataques. Se intenta prohibir la publicación de sus almanaques. El clamoroso éxito popular de estos, sobre todo desde que se le atribuyó la predicción de la muerte de Luis I (1724), despierta la alarma y atrae la crítica de intelectuales de peso como Feijoo, el médico Martín Martínez o el P. Isla. Con ellos se vio envuelto en la más sonada de sus numerosas polémicas autodefensivas. Su incontrolable independencia lo convierte en huésped molesto de la Corte, y recibe poderosas presiones para abandonarla y orientar su vida profesional por cauces más tradicionales y menos libres.

Esferas celestes de la biblioteca universitaria salmantina. En primer término, la de Robert de Vaugondy (1751), comprada por Torres.

Esferas celestes de la biblioteca universitaria salmantina. En primer término, la de Robert de Vaugondy (1751), comprada por Torres.

En octubre de 1726 Torres regresa a Salamanca para ganar tumultuosamente las oposiciones a la cátedra de matemáticas e iniciar unas relaciones perpetuamente tormentosas con el claustro universitario. Nuevas obras importantes se suceden de inmediato. Tal vez hay afán de venganza en el retablo crítico que de Madrid ofrece en las tres partes de Visiones y visitas de Torres con Quevedo por la Corte (1727-8), el más famoso de sus sueños. A la misma modalidad pertenece La barca de Aqueronte, que ya estaba compuesta en 1731, aunque no se publique hasta 1743. La línea de divulgación culmina en 1730 con Vida natural y católica, compendio de su visión armonizadora de cuerpo y alma, ciencia y fe, expurgado trece años después por orden de la Inqusición. Pero mucho antes de este suceso Torres pudo ya comprobar que sus enemigos no estaban dispuestos a dejarle disfrutar de la fama y el bienestar alcanzados. De 1732 a 1734 sufre un severo e injusto destierro en Portugal, sin juicio ni posibilidad de defenderse. Recuerdo sombrío de este suceso se proyecta aún en algunos pasajes de Los desahuciados del mundo y de la gloria (1736-7), que cierra el ciclo de los sueños y aun de las obras mayores, con la excepción de la Vida.

 La orgullosa defensa de Torres consistirá en exhibir y reafirmar su entero ser: publicar sus obras y contar su vida. En 1738 emprende la tarea de recogen en varios volúmenes sus principales textos, y la culmina en 1743 con la primera entrega de la Vida. Pero el 25 de julio del mismo año, un edicto de la Inquisición ordenaba retirar y expurgar Vida natural y católica. Este temeroso tropiezo, con lo que implicaba de nueva y gravísima derrota ante sus enemigos, empujó a Torres a una larga y terrible depresión —seguida de una apoplejía — que minó su admirable vitalidad, quitó el aliento a su capacidad creativa, lo llevó al sacerdocio (1745) y cambió su vida. Con semejante reacción a la que tuvo tras el  destierro, edita en 1752 los catorce tomos de sus Obras completas; pero en adelante solo escribirá las dos nuevas entregas de la Vida, algunos breves opúsculos y los imprescindibles almanaques, hasta que son definitivamente prohibidos en 1767.

Quedaba así definitivamente cerrada una obra solo en apariencia abigarrada y heterogénea, pues le confiere profunda unidad un yo omnipresente dotado, aun en su complejidad, de una coherente visión del mundo y del hombre.

PARA LOS QUE QUIERAN SABER MÁS…

La Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece, de nuevo, una página dedicada a Torres Villarroel. En ella se pueden consultar datos sobre su vida, su obra, así como diferentes estudios sobre el escritor:

Torres

Este vídeo de la Radio Televisión de Castilla La Mancha nos permite conocer la agitada biografía de Torres Villarroel:

El programa de radio Zona Cero nos ilustra también sobre la vida y las obras de Torres Villarroel:

José Francisco de Isla (1703-1781)

01_francisco_isla_sJosé Francisco de Isla nació en 1703 en Vidanes, un pueblo de León y murió en Bolonia en 1781. A los dieciséis años ingresó en la Compañía de Jesús, a la que pertenecería hasta su muerte. Como sus demás compañeros, abandonó España en 1767 al producirse la expulsión de los jesuitas. Hasta ese momento, Isla había sido orador sagrado, pero sobre todo profesor de Sagrada Escritura en distintos colegios de la Compañía.

Dada la trascendencia de su obra, Historia del famoso predicador Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes (1758), como novela y, sobre todo, como sátira didáctica del mal uso de la oratoria y del espíritu retrógrado por parte de algunos clérigos, la mayoría de los biógrafos centran el estudio de su vida en relación on las vicisitudes, contenidos y repercusiones de la misma.

PARA SABER MÁS…

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes nos ayuda de nuevo en nuestras investigaciones y trabajos. Abundante material sobre su obra y sobre su vida.

Isla

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Publicado en Curso 2015-2016, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura castellana | Etiquetado , , , | Deja un comentario