La realidad plurilingüe de España

Lenguas_de_España.png

La realidad lingüística de España es bastante compleja, pues al hecho importante de la existencia de cuatro lenguas reconocidas por la Constitución de 1978, se deben añadir algunas no oficiales, como el asturiano o la fabla aragonesa, y las variantes dialectales de cada una de ellas, lo que conforma una situación de gran riqueza, propiciada por el devenir de los acontecimientos históricos y por la presencia de múltiples civilizaciones que, a lo largo del tiempo, configuraron la entidad geográfica, política y social que hoy llamamos España.

El castellano, el catalán y el gallego son lenguas de procedencia latina (llamadas romances) , mientras que el vasco es una lengua cuyos orígenes y antigüedad se desconocen. Todas ellas tienen sus dialectos y la mayoría se extienden fuera de las fronteras de España: el vasco por la parte occidental del sur de Francia, el catalán por la parte oriental del sur de Francia y por Cerdeña; y el castellano por la mayoría de los países del centro y el sur de América, entre otros lugares, por lo que se convierte en una de las primeras lenguas del mundo en cuanto a número de hablantes y extensión.

En este tema vamos a conocer la realidad plurilingüe de España, valorando la variedad como riqueza y evitando juicios de valor. Asimismo, explicaremos la distribución geográfica de sus diferentes lenguas y dialectos, sus orígenes históricos y algunos de sus rasgos diferenciales. Por último, le prestaremos especial atención a la situación lingüística de Aragón.

En este caso el libro no nos sirve de ayuda, ya que este es un tema nuevo del temario LOMCE, así que tendréis que descargaros los apuntes o bien tomar apuntes en clase.

APUNTES

LA REALIDAD PLURILINGÜE DE ESPAÑA (2016-2017)

PPT

También trabajaremos, como siempre, con una presentación. En este caso es especialmente interesante porque hay que echar un vistazo a los mapas, ya que pueden ser objeto de examen. Podéis descargar la presentación aquí. No olvidéis que este material está amparado bajo una licencia Creative Common y si se usa hay que citar la autoría, no se puede manipular y tampoco cobrar por él.

LA REALIDAD PLURILINGÜE DE ESPAÑA

Si no os apetece descargaros la presentación, podéis verla aquí:

UNAS CUESTIONES PREVIAS

Los términos lengua y dialecto suelen presentar cierta ambigüedad en el uso común debido a que tienen diversas acepciones y no siempre se usan apropiadamente.

El término dialecto tiene dos acepciones distintas:

  1. a) Dialecto: designa un sistema lingüístico que deriva de otro anterior, de modo que toda lengua es un dialecto, en el sentido de que procede de otra anterior. Así, por ejemplo, el castellano, el francés, el catalán, el italiano… son dialectos del latín; el andaluz es un dialecto del castellano; el balear es un dialecto del catalán; y el propio latín es un dialecto del remoto indoeuropeo.
  2. b) Dialecto: designa un sistema lingüístico que no alcanza la categoría de lengua. De esta forma, toda lengua es un dialecto en cuanto que procede de otra, no todo dialecto puede ser considerado una lengua. Por ello, en rigor, no se puede hablar de lengua andaluza o balear, sino de dialecto andaluz o balear.

Para que un dialecto se considere lengua debe presentar los siguientes rasgos:

  • Diferenciarse con claridad de la lengua “madre” de la que procede y de las lenguas “hermanas” que proceden del mismo tronco. Así, por ejemplo, el castellano es una lengua porque se diferencia con claridad del latín, su lengua “madre”, y del francés, el italiano o el rumano, sus lenguas “hermanas”.
  • Poseer un modelo lingüístico por encima de las variedades usadas por los distintos hablantes. El castellano, por ejemplo, posee un modelo lingüístico fijado por la Real Academia de la Lengua en su Gramática y sus normativas.
  • Ser vehículo de una cultura que los hablantes perciben como común y propia.

Para que un dialecto se considere una lengua ha de tener lugar un largo proceso histórico en el que intervienen no sólo factores lingüísticos, sino también sociales y políticos. De este modo, lo que actualmente es una lengua en su origen fueron dialectos que se hablaban en un pequeño territorio. Fueron las circunstancias económicas, políticas y socioculturales las que propiciaron que se fuera implantando en una comunidad más amplia.

Vamos a ver un vídeo…

Mirad este vídeo y pensad en las preguntas:

  • ¿Cuántos idiomas existen actualmente?
  • ¿Cuántos están en peligro de extinción?
  • ¿Qué peligro entraña la pérdida de una lengua?
  • ¿Cuántas lenguas aborígenes australianas habla Peter Austin?
  • ¿Cuántas de las lenguas que aprendió Peter Austin se han extinguido?
  • ¿Cuántas lenguas aborígenes australianas subsisten en la actualidad?
  • ¿Por qué se afirma en el vídeo que cada lengua es un mundo en sí mismo?
  • ¿Hay un solo lenguaje de signos internacional?

BILINGÜISMO Y DIGLOSIA

El bilingüismo consiste en el empleo de dos lenguas por parte de un hablante o de una comunidad. Existen dos clases de bilingüismo:

  • Bilingüismo individual: empleo de dos lenguas por un hablante individual. Una persona es bilingüe si, además de su propia lengua, conoce otra y utiliza ambas indistintamente. Esta situación se da entre individuos cuyos padres tienen diferentes lenguas maternas o en aquellos que aprenden y llegan a dominar una segunda lengua, por vivir en otros países o por haberla estudiado.
  • Bilingüismo social: empleo de dos lenguas por una comunidad o una parte importante de ella. Esta circunstancia afecta a comunidades que, en su conjunto, emplean dos lenguas. Este es el caso de los hablantes irlandeses, que se expresan en inglés o irlandés (gaélico) o, en España, de los gallegos, por ejemplo, que utilizan el gallego y el castellano.

La existencia de bilingüismo provoca que se produzcan transferencias entre las lenguas, es decir, que se incorporan a una lengua palabras, características y estructuras propias de otra. En castellano, por ejemplo, se pueden distinguir transferencias de las lenguas prerromances, de las lenguas germanas y del árabe: y, también, de lenguas vecinas como el catalán, el francés, el portugués, etc.

Los hablantes vascos, por ejemplo, al utilizar el castellano, hacen uso de palabras del euskera, por ejemplo, el apelativo cariñoso maitia, que significa algo así como “cariñito”, “querido”. Los hablantes gallegos emplean el pretérito perfecto simple en lugar del pretérito perfecto compuesto cuando utilizan el castellano, ya que esta forma verbal no existe en gallego. En catalán, por ejemplo, el artículo es obligatorio delante del nombre propio. Muchos hablantes catalanes emplean también el artículo de este modo cuando hablan en castellano.

Un caso extremo de influencia de dos lenguas en contacto es el fenómeno que se conoce como spanglish resultado de la interacción del inglés y el español en los EEUU. Millones de usuarios españoles, latinoamericanos e hispanos de Estados Unidos llaman maus al ratón, prefieren chatear a charlar y downlodear a descargar, optan por taipear en vez de escribir a máquina, printean sus documentos en vez de imprimirlos o resetean sus computadoras en lugar de volverlas a encender

El bilingüismo suele estar acompañado en muchos casos de situaciones de diglosia. La diglosia es el desequilibrio entre lenguas habladas en un mismo territorio. Una de ellas se considera la lengua dominante y es la que se utiliza en la enseñanza, en los actos públicos, en las comunicaciones oficiales, en las leyes, etc. La otra (o las otras) lengua queda en posición marginada, relegada al uso familiar y coloquial. Se aprende en familia, pero no se estudia en las escuelas. A veces incluso está prohibida su utilización.

España vivió durante muchos años una situación de diglosia: el castellano constituyó la lengua dominante y las otras lenguas que se hablaban en España (catalán, gallego, vasco…) quedaron en posición marginada. El castellano era la lengua de uso público, la que se utilizaba en la Administración, se estudiaba en la escuela, etc., mientras que las lenguas marginadas quedaban relegadas al uso familiar e incluso llegó a estar prohibida su utilización.

Desde 1982, en España se promulgaron diversas leyes de normalización lingüística que trataban de “hacer normal” el uso de las lenguas de las distintas comunidades, superando su situación de inferioridad anterior (diglosia) y garantizando a todos los ciudadanos el derecho a su uso en cualquier ámbito. Estas leyes, y otras aprobadas con posterioridad, se refieren al uso de las lenguas en los ámbitos que se indican a continuación:

– En la Administración pública, las leyes de normalización lingüística establecen el derecho a utilizar las dos lenguas oficiales.

– En la educación, declaran la enseñanza obligatoria de la lengua propia de cada comunidad y del castellano.

– En los ámbitos de la cultura y de los medios de comunicación, fomentan el uso de la lengua propia en publicaciones, en obras teatrales y cinematográficas, y en la radio y en la televisión autonómicas.

Leamos un artículo…

Leed el siguiente artículo de El País en el que el filólogo Ilan Stavans afirma que el spanglish es un dialecto nacido del encuentro de las culturas hispánica y anglosajona en Estados Unidos. ¿Qué pensáis del uso de la palabra “dialecto” para definir este fenómeno?

Una universidad de Massachusetts crea la primera cátedra mundial de ‘spanglish’

Internet extiende a todo el mundo hispano la mezcla de inglés y castellano

Nueva York, Javier Valenzuela

Internet ha extendido a todo el mundo hispano el spanglish, esa fusión de inglés y español nacida en las comunidades hispanas de Estados Unidos y que desde la próxima semana cuenta, en el Amherst College de Massachusetts, con su primera cátedra universitaria. Ilan Stavans, nacido en México hace 38 años, es su titular. Setenta alumnos se han inscrito en la materia. Stavans es también el autor del primer diccionario de spanglish, The sounds of spanglish: an illustrated lexicon, que, editado por la neoyorquina Basic Books, saldrá a la venta a comienzos del próximo año.

Millones de cibernautas comparten en el ciberespacio una jerga que el filólogo Ilan Stavans llama ciberspanglish. En la red chatean (conversan) o forwardean (reenvían) emilios o imails (mensajes electrónicos). “La cátedra”, dice Stavans a EL PAÍS, “es la primera en todo el mundo que enfoca el spanglish como un dialecto en formación, un dialecto nacido del encuentro desde el siglo XIX de las culturas hispánica y anglosajona en EE UU y extendido universalmente gracias a la televisión, los grupos musicales de rap y salsa y, últimamente, Internet”. Es también el autor del primer diccionario de spanglish,The sounds of spanglish: an illustrated lexicon. Allí se recogen palabras y fórmulas incorporadas al lenguaje cotidiano de los más de 30 millones de hispanos de EE UU. Algunas de ellas, adaptaciones literales, disparatadas y divertidas del inglés, como comprar groserías (comprar comestibles), vacunar la carpeta (pasar la aspiradora por la alfombra), llamar para atrás (devolver una llamada), aplicar (rellenar un formulario) o janguiar (vagabundear).

Un 10% de las 6.000 palabras híbridas del diccionario de Stavans pertenece al ciberspanglish. En la mayoría de los casos, esas palabras tienen perfectos equivalentes en castellano. Pero millones de usuarios españoles, latinoamericanos e hispanos de Estados Unidos llaman maus al ratón, prefieren chatear a charlar y downlodear a descargar, optan por taipear en vez de escribir a máquina, printean sus documentos en vez de imprimirlos o resetean sus computadoras en lugar de volverlas a encender.

El ciberespacio ha hecho universal el mestizaje lingüístico que nació en el siglo XIX en Tejas, Nuevo México, Arizona y California, y se extendió en el siglo XX a Miami y Nueva York. Stavans se niega a condenar el fenómeno. “Ninguna lengua”, dice, “se mantiene pura si quiere mantenerse viva. Nuestro español es producto de muchos siglos de evolución desde el latín, con grandes aportaciones árabes, de las lenguas precolombinas de América, francesas y otras”. “Al inglés”, añade, “también le pasa lo mismo”. En su contacto con el español, la lengua de Shakespeare ha incorporado como propias en EE UU palabras como nachos, tortilla, guerrilla, aficionado, plaza, patio y cientos de otras. “Es probable que en 200 o 300 años la gente se comunique en un idioma que sea ni el español ni el inglés de la actualidad, sino una mezcla de los dos”. “El spanglish”, subraya Stavans, “es una prueba del vigor del español en EE UU. Mientras que el alemán, el francés, el polaco, el ruso, el italiano o el yídish terminaron desapareciendo a partir de la segunda generación de inmigrantes, el castellano mantiene el tipo desde el Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848”.

“Los hispanos de EE UU”, dice Stavans, “son una minoría amplia, polifacética y heterogénea que se resiste a abrazar el inglés como su única lengua, que procura mantenerse bilingüe, que mantiene su propia identidad, que constituye un país dentro de otro país, y eso es lo que genera el fenómeno del spanglish. Este dialecto en formación es el precio de la supervivencia del español en EE UU. Resistirse al spanglish con el pretexto de resistir el imperialismo gringo es resistirse a una realidad que ya es inevitable”.

El autor de The sounds of spanglish cita a Juan Luis Cebrián como uno de los miembros de la Real Academia Española más interesados en este fenómeno. “Cebrián”, dice, “defiende que el castellano no es patrimonio exclusivo de los españoles, sino de todos los que lo hablan. Y está tratando de promover la idea de que, en vez de ningunear a los hispanohablantes de las Américas, incluidos los de Estados Unidos, se incorporen al diccionario muchas de las palabras que emplean corrientemente”.

La cátedra de Stavans en el Amherst College se presenta como “un estudio lingüístico y cultural de la población latina de EE UU a través de su lenguaje”. El estudio abarca casi 500 años, desde la llegada de los primeros exploradores españoles a Florida hasta el habla utilizada ahora por grupos de rap como Chicano 2 y Cypress Hill, y poetisas puertorriqueñas como Gianina Braschi y Analía Vega. Comparará las modalidades de spanglish habladas con grupos hispanos de EE UU, como los nuyorriqueños (puertorriqueños de Nueva York), los chicanos (mexicanos del sur) o los cubano-americanos de Florida. Y también establecerá paralelismos con otras jergas minoritarias de EE UU, como el judío yídish o el ebonics o inglés de los afroamericanos

Este artículo apareció en la edición impresa de El País  del Domingo, 3 de septiembre  de 2000

Anuncios