El combate entre dos caballeros

1214475714418El combate entre dos caballeros es uno de los motivos más habituales en los libros de caballerías: el caballero andante tiene  que proteger a los desamparados, pero también debe conseguir fama por sus hazañas. En combate contra otro caballero, el ganador consigue la gloria del contrincante. En muchos libros de caballerías, lo que será muy criticado en su tiempo, el combate entre caballeros puede surgir por un simple desafío, como declarar que su dama no es tan hermosa como la del otro, o proteger el paso de un puente o un camino. Los combates caballerescos comienzan con el enfrentamiento con lanzas y luego se continúa con las espadas, a no ser que alguno de los combatientes caiga al suelo herido.

Podemos leer un fragmento del Las sergas de Esplandián (1521) de Garci Rodríguez de Montalvo donde nos cuenta como el hijo de Amadís, Esplandián, combatió contra su padre sin conocer su identidad:

“El otro caballero no dijo nada, antes al más correr de su caballo se dejó a él ir, y Esplandián asimismo a él, y diéronse tan grandes encuentros en los escudos que las lanzas quebraron sin que mucho lo sintiesen. Y como los caballos venían recios y los caballeros con voluntad de vencerse, se juntaron tan bravamente, y los escudos y yelmos unos con otros, que ambos fueron a tierra de los caballos, y dieron tan grandes caídas que el maestro pensó que muertos eran. Mas a poco rato se levantó Esplandián y puso mano a su espada, con gran vergüenza por haber así caído, y fue contra el otro, que ya estaba preparado para herirlo, y comenzaron entre sí la más brava batalla que nunca por hombres en ninguna sazón vista fue. El maestro Elisabad, que los miraba, dijo:
—¡Oh, Santa María, valga! ¿Qué será esto? ¿Que algún diablo en forma de caballero es este que al encuentro nos ha venido para confundirnos?
Los caballeros anduvieron en su batalla bien una hora, sin descansar ni hacer otra cosa salvo darse los más esquivos y duros golpes que ellos podían, de manera que los escudos eran hechos pedazos y las lorigas desmalladas y rotas por muchos lugares, así que tanta sangre les salía que el campo hacía tinto.”
Garci Rodríguez de Montalvo, Las sergas de Esplandián, 1521.

imagen1jx

Don Quijote, como parece lógico, no tendrá muchas oportunidades de combatir contra otros caballeros andantes, por más que lo intente y sueñe en su imaginación. La aparición del Bachiller Sansón Carrasco en la segunda parte del libro y la estratagema ideada por el cura y el barbero para devolver al bueno de don Alonso Quijano a su aldea todo lo cambiará. Y así, podremos leer cómo don Quijote combate en dos ocasiones con el bachiller, a quien vence siendo el Caballero de los Espejos o Caballero del Bosque, y es vencido por el Caballero de la Blanca Luna en las playas de Barcelona.

[Textos extraídos de la edición digital de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, realizada por la Biblioteca Nacional de España y el Ministerio de Cultura; la edición digital de Don Quijote de la Mancha, realizada por el Instituto Cervantes y dirigida por Francisco Rico; la edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, dirigida por Andrés Amorós para la editorial SM; la edición de Don Quijote de la Mancha, realizada por Ángel Basanta, para la editoria Anaya.]

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos malintencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s