El amor cortés

Codex Manesse (Digitalización de la Universidad de Heildelberg: http://digi.ub.uni-heidelberg.de/)


El tema principal de la poesía cortesana es el amor y su ideología, el amor cortés.

La concepción del amor en la poesía de los cancioneros se complica con ideas científicas, filosóficas y sociales propias de la época. En muchas ocasiones, el amor se presenta como una enfermedad psicosomática, pues la medicina consideraba que, en caso de descuidarlo, el amor podía llevar a la locura y a la muerte.

Codex Manesse Whalter Von Klingen (http://digi.ub.uni-heidelberg.de/)

El amor es una fuerza sobrecogedora que se incrementa con la resistencia de la amada: se acepta el sufrimiento por amor, y hasta se halla placentero; incluso se prefiere la muerte por amor a su carencia. A veces, la mujer aparece como “la bella dama sin piedad” a la que el enamorado suplica inútilmente; el galán destaca por su pasividad, limitándose al lamento y al ruego.

El léxico expresa metafóricamente el sometimiento del caballero a la dama: servicio, servir, servidumbre, cárcel, cautivo. También se relaciona con la guerra: la dama como fortaleza; la herida causada por la dama; las armas alegóricas del amor…

En muchos casos, se percibe una corriente de erotismo, que puede incluso llegar a ser obscena. Con eufemismos elegantes se alude a las relaciones sexuales; palabras como morir, muerte, paraíso, servir, dolor, vencer, merecer, galardón, pena… adquieren valores relacionados con el sexo.

Aquellos de vosotros que os sintáis interesados por esta filosofía del amor podéis consultar la página web del profesor A. Robert Lauer, donde os explica las principales corrientes teóricas en las que se apoya esta ideología y algunos textos importantes.

Si os apetece leer algunos poemas donde se refleja esta ideología, aquí están:

Vuestros ojos me miraron
con tan discreto mirar,
hirieron e no dejaron
en mí nada por matar.
Y aun ellos no contentos
de mi persona vencida,
dan a mí tales tormentos
que me tormenta la vida;
después que me sojuzgaron
e no con poco pensar,
hirieron e no dejaron
en mí nada por matar.
                          Juan de Mena

.

Si Dios, nuestro Salvador,
hobier de tomar amiga,
fuera mi competidor.
Aun se m’ antoja, Señor,
si esta tema tomaras,
que justas e quebrar varas
hicieras por su amor.
Si fueras mantenedor,
contigo me las pegara,
e non te alzara la vara,
por ser mi competidor.
                       Álvaro de Luna

.

No tardes, Muerte, que muero;
ven, porque viva contigo;
quiéreme, pues que te quiero,
que con tu venida espero
no tener guerra conmigo.
Remedio de alegre vida
no lo hay por ningún medio,
porque mi grave herida
es de tal parte venida,
que eres tú sola remedio.
Ven aquí, pues, ya que muero;
búscame, pues que te sigo
quiéreme, pues que te quiero,
e con tu venida espero
no tener vida conmigo..
Jorge Manrique

Para terminar, unos vídeos sobre el Amor cortés, los caballeros y los torneos. Os vendrán bien para revisar conceptos:

Anuncios

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos malintencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s