Comentario de un texto medieval: Cantar de mio Cid

Como os he dicho en clase, en el examen habrá un texto para comentar. El texto estará en castellano actual y será un comentario dirigido, es decir, con preguntas. El comentario que os propongo es un fragmento del Cantar de Mio Cid. No os asustéis al leerlo, no pretendo que nadie escriba TODO esto; pero sí os puede servir de ayuda ya que desarrolla las cuestiones básicas que puedo preguntar en un texto:

Y como me habéis dicho los bilingües alemanes:

keinepanik

COMENTARIO DE UN TEXTO MEDIEVAL: CANTAR DE MIO CID


Lo invitarían con agrado, pero ninguno lo osaba
el rey don Alfonso tenía muy gran saña;                                        
antes de la noche entró en Burgos su carta,
en gran recaudo y debidamente sellada:                                   
que a mío Cid Ruy Díaz, que no le diese nadie posada,
y aquel que se la diese supiese, por su palabra,
que perdería sus bienes, más los ojos de la cara,
y aun además los cuerpos y las almas.
Gran pesar tenían las gentes cristianas:
se esconden de mío Cid, no osan decirle nada.
El Campeador se encaminó a su posada;
cuando llegó a la puerta la encontró bien cerrada,
por miedo del rey Alfonso así la prepararan:
que si no la quebrantase a la fuerza, no se la abriesen por nada.
Los de mío Cid con altas voces llaman,
los de dentro no les querían replicar palabra.
Aguijó mío Cid, a la puerta se acercaba,
sacó el pie del estribo, un fuerte golpe le daba;
no se abre la puerta, que estaba bien cerrada.
Una niña de nueve años ante su vista estaba:
“Ya Campeador, en buena hora te ceñiste la espada.
El rey lo ha vedado, de él entró anoche su carta,
en gran recaudo y debidamente sellada:
que no os osaríamos abrir ni acoger por nada,
si no perderíamos nuestros bienes y las casas,
y además los ojos de las caras.
Cid, con nuestro mal, no vais a ganar nada;
mas el Creador os valga con todas sus virtudes santas”.
Esto la niña dijo y se volvió a su casa.
Ya lo ve el Cid que del rey no tenía gracia.
Apartóse de la puerta, por Burgos aguijaba,     
llegó a Santa María, entonces descabalga.
Se hincó de rodillas, de corazón rogaba.
La oración hecha, entonces descabalga.
Mio Cid Ruy Díaz, el que en buen hora ciñó espada,
acampó en la glera, cuando no lo acoge nadie en casa;
a su alrededor, una buena compaña.
Así acampó el Cid, como si estuviera en la montaña.
 
 

1) Comenta las características métricas del texto:

Se trata de un texto en verso, con la estructura métrica típica del mester de juglaría, es decir, tiradas de versos polimétricos con una cesura o pausa central que divide al verso en dos hemistiquios. La rima es asonante (a-a) y continua a lo largo de toda la tirada.

2) Explica el contenido del fragmento e indica el tema:

El texto que se propone como comentario pertenece al Cantar del Destierro, primero de los tres cantares que componen el Cantar de Mío Cid, uno de los mejores exponentes de la épica castellana medieval. El Cantar de Mío Cid exalta la figura del infanzón don Rodrigo Díaz de Vivar, tanto en su dimensión histórica como en las circunstancias personales de la vida del héroe.
El episodio recrea el momento en el que el Cid llega a Burgos de camino al destierro y la reacción de los habitantes de la ciudad. Podría considerarse que el tema que desarrolla es el de la nobleza del héroe ante la injusticia del rey.

3) Explica la estructura del texto que has leído:

El fragmento escogido presenta una anécdota narrada cronológicamente que muestra la típica estructura narrativa: introducción, nudo y desenlace.
Los versos que corresponderían a la introducción irían del verso 1 (“Lo invitarían de buen grado,  pero ninguno lo osaba”) hasta el verso 10 (“se esconden de mio Cid,  no osan decirle nada”). En ellos se indican las instrucciones del rey a los habitantes de Burgos prohibiendo proporcionar ayuda o posada al Cid bajo pena de terribles castigos.
El nudo (vv. 11 “El Campeador se encaminó a su posada”  al 29 “Esto dijo la niña y se volvió a su casa”)  relata cómo el Cid intenta entrar en su casa de Burgos y encuentra la puerta fuertemente cerrada. Para evitar que el Cid logre entrar y el rey cumpla sus amenazas, una niña sale al paso del Cid y le pide que se aleje.
El desenlace comienza en el verso 30 (“Ya lo ve el Cid que del rey no tenía gracia”) hasta el final. Narra cómo el Cid decide salir de la ciudad  y acampar en el campo para no comprometer a nadie.

4) El Cantar de Mio Cid exalta la figura del Cid. ¿Cómo se aprecia esto en el texto que has leído?

El Cantar de Mio Cid exalta, como se ha señalado, la figura de Cid. Todo el texto está organizado de modo que se destaquen las virtudes del Cid como perfecto caballero medieval. Ya desde el primer momento, el autor deja claras sus preferencias por el Cid. La imagen que proyecta del rey  es la de un monarca cruel y vengativo (“el rey don Alfonso tenía muy gran saña, v.2), imagen que se refuerza con la descripción detallada de la terrible amenaza que llega a Burgos por medio de una carta “en gran recaudo y debidamente sellada”, demostrando con ello el interés personal que tiene el rey en que se obedezcan sus órdenes.
Pese a todo, las simpatías de los ciudadanos de Burgos están con el Cid, como recuerda varias veces el autor: “Lo invitarían con agrado, pero ninguno lo osaba” (v. 1), “Gran pesar tienen las gentes cristianas” (v.9) o, de nuevo, en palabras de la niña: “mas el Creador os valga con toda sus virtudes santas” (v.28)
El Cid presenta las virtudes típicas de un héroe medieval, es decir, es un caballero fuerte (fortitudo), inteligente y sabio (sapientia), cuyas acciones están dominadas por la mesura (la prudencia y la discreción).
Observamos, por ejemplo, su fortaleza física  en su actitud al encontrar la puerta de su casa de Burgos cerrada. El Cid espolea a su caballo y se dispone a derribar la puerta a patadas. Todos los adjetivos que aparecen referidos al Cid o a sus caballeros inciden en los conceptos de fuerza y potencia : “Los de mio Cid con altas voces llaman” (v.15) y “sacó el pie del estribo, un fuerte golpe le daba” (v.18) El poeta se recrea en la escena para hacer destacar la mesura del Cid y su comportamiento caballeresco cuando aparezca la niña.
Un caballero fuerte y rodeado de sus amigos hubiera podido perfectamente entrar a la fuerza en su propia casa. Sin embargo, el código caballeresco del héroe le impide hacer daño a alguien más débil o indefenso, por ello, prefiere pasar la noche a la intemperie antes que perjudicar a los habitantes de la ciudad.
El poeta eleva el patetismo de la escena colocando la figura de la niña  “de nueve años” que es la única que se atreve a hablar con el caballero. La niña se dirige al Cid con todo respeto y le explica la situación en la que se encuentran repitiendo palabra por palabra el contenido de la amenaza que ya antes nos había relatado el poeta.
La seriedad de la amenaza queda de manifiesto en la enumeración acumulativa de las pérdidas que supondrá la desobediencia. Esta enumeración, además, va ganando en intensidad, es decir, se va de menor a mayor. Se perderán primero “los bienes”, “las casas”, después se producirá la pérdida de uno de los dones mas preciados del ser humano, expresada con el pleonasmo “los ojos de la cara”. La última de las amenazas resultaría, sin duda, la más terrible para la audiencia medieval, caracterizada por sus hondos sentimientos religiosos: perder “además los cuerpos y las almas” supone la muerte sin confesión, es decir, la condenación eterna. El poeta remarca la importancia que se da a este hecho con el verso “Gran pesar tenían las gentes cristianas”.
La niña concluye su parlamento con una súplica directa al Cid que tiene la brevedad de un aforismo y toda su fuerza: “Cid, con nuestro mal, no vais a ganar nada”
Ante semejante muestra de “saña” del rey, el Cid hace gala de su mesura. Además de fuerte y sabio, el perfecto héroe medieval es un caballero cristiano. El Cid, ante las dificultades, no reacciona con la violencia o la furia, sino que es capaz de calmarse y rezar a la Virgen María  (“llegó a Santa María, entonces descabalga. / Se hincó de rodillas, de corazón rogaba. / La oración hecha, entonces cabalga”). El poeta insiste en el orden de los acontecimientos para recordar que el Cid no ha querido ni siquiera bajar del caballo en la ciudad para no perjudicar a nadie, de hecho ha pasado por ella a galope (“Apartóse de la puerta, por Burgos aguijaba”) y sólo ha desmontado para entrar en la iglesia y rezar de rodillas ante la Virgen.
El poeta recuerda que, pese al castigo del rey, el Cid no está solo, cuenta con la simpatía de la gente que no le ayuda porque no puede, y con la compañía y la ayuda de sus amigos “a su alrededor, una buena compaña” (v. 37) que parten con él al destierro.
El último verso, “Así acampó el Cid, como si estuviera en la montaña” guarda cierto eco de la función conativa propia del modo de transmisión de estos poemas. Como es sabido, los cantares de gesta solían ser recitados o cantados por un juglar ante el público. No es la única muestra de que el texto está pensado para ser recitado en público, el hecho de utilizar el estilo directo en el fragmento en el que interviene la niña (Vv. 21-28) da una mayor vivacidad a la narración haciendo que resulte más amena y fácil de seguir en la reproducción oral.

5) Explica de qué recursos y tópicos se ha servido el autor del texto para desarrollar el tema del poema:

El texto contiene dos epítetos épicos (“Ya Campeador, en buena hora te ceñiste la espada”, v.21 y “Mio Cid Ruy Díaz, el que en buen hora ciñó espada”) que son una fórmula típica de la épica castellana y que se utilizaban para identificar inequívocamente a los personajes y como recurso mnemotécnico del juglar.
La transmisión oral por medio del canto o del recitado se muestra en la aparición de figuras retóricas relacionadas con la repetición que favorecen el ritmo. Es el caso de los elementos binarios (“los cuerpos y las almas”, “los bienes y las casas”)  o la bimembración  (“llegó a Santa Maria  entonces descabalga” / “la oración hecha, entonces cabalgaba”).
Los tiempos verbales muestran una alternancia de presente y pasado. El pasado se utiliza en el relato de la historia, mientras que los verbos en presente aparecen en el estilo directo de la niña y en algunos versos en los que el juglar “actualiza” ante su auditorio la escena: “se esconden de mio Cid, no osan decirle nada” (v.10); “Los de mio Cid con altas voces llaman” (v.15); “no se abre la puerta, que estaba bien cerrada”; “la oración hecha, entonces descabalga” (v.34) y “acampó en la glera, cuando no lo acoge nadie en su casa” (v. 36). En estos ejemplos, los verbos en presente sirven para hacer más viva la escena a los ojos de los espectadores,
El fragmento escogido refleja a la perfección el modo en que el Cantar de mio Cid consigue la exaltación de un héroe popular que es presentado con todas las características propias del caballero medieval, en una escena que es una muestra de su mesura y su sentido del honor. El texto muestra también las características propias de la transmisión oral y muchos de los rasgos estilísticos de la poesía épica.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curso 2016-2017, Literatura castellana. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos malintencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s