La prosa del siglo XVIII: el periodismo

Taller-de-imprenta-en-1752-New-Universal-Magazine

El siglo XVIII, tanto en España como en Europa, el periodismo es el vehículo más importante de divulgación de las nuevas ideas. El periódico cumplirá a partir de este momento un papel informativo y crítico, esencial para la evolución del pensamiento.

Orígenes del periodismo

A pesar de que el desarrollo de la prensa periódica se dio en el siglo XVIII, podemos encontrar los orígenes de la misma mucho antes.

p014 subrostaniYa en la Roma antigua hubo distintos medios de información pública. Las Actas públicas o Actas del pueblo consistían en una serie de tablones expuestos en los muros del palacio imperial o en el foro, en los que se recogían los últimos y más importantes acontecimientos sucedidos en el Imperio. Los subrostani se ganaban la vida vendiendo noticias o fabricando informaciones sensacionalistas y sin sentido.

images-2En la Edad Media surgieron los mercaderes de noticias que redactaban los Avisos, también llamados folios a mano. Consistían en cuatro páginas manuscritas, que no llevaban título ni firma, con la fecha y el nombre de la ciudad en que se redactaban. Se vendían en los puertos y ofrecían informaciones del Mediterráneo oriental (lugar en que se desarrollaba la actividad bélica de las cruzadas) y recogían noticias facilitadas por marineros y peregrinos. Estos avisos tuvieron gran éxito pero fueron censurados por las autoridades de toda Europa. También nacieron en torno a los puertos los Price-Courrent que daban informaciones sobre los precios de las mercancías en el mercado internacional, los horarios de los barcos, etc.

2026-2En el siglo XV, con la invención de la imprenta, los Avisos y los Price-Courrent dejaron de hacerse manuscritos y se imprimieron. Aparecieron otras publicaciones periódicas nuevas: los Ocasionales que informaban de un hecho excepcional de forma eventual, cuando la ocasión lo requería. Los más famosos fueron los de Cristóbal Colón, contando el descubrimiento de América. Pronto comenzaron a ser publicados por los gobiernos, que los utilizaron como medio de propaganda. Tenían formato de libro y portada ilustrada.

Las Relaciones eran publicaciones de periodicidad semestral; coincidían con las dos ferias anuales de editoriales y libreros, que tenían lugar en la ciudad de Francfort. Recogían los principales acontecimientos ocurridos en Europa durante los seis meses que separaban una feria de otra.

Journal_des_SavantsEn el siglo XVI se siguen publicando avisos, ocasionales, relaciones… y aparece un nuevo tipo de publicación: los Canards, iguales que los ocasionales, pero de contenido más popular: trataban temas sensacionalistas: monstruos, milagros… y la explicación de los mismos solía ser casi siempre religiosa.

Desde 1609 empiezan a publicarse las Gacetas, de periodicidad semanal. Al principio, eran impresas por editores privados, pero enseguida quedaron bajo la protección de los estados absolutos que la utilizaron como medio de propaganda de la monarquía. Las gacetas más famosas fueron las francesas: La Gazette, Le Journal des Savants y Le Mercure Galant, todas ellas del siglo XVII. Estas publicaciones tuvieron una gran influencia en España, donde fueron imitadas en el siglo XVIII. La primera española fue la Gaceta de Madrid, de 1661.

La prensa en el siglo XVIII

The_Daily_CourantEl primer periódico nació en Inglaterra en el siglo XVIII. Fue The Daily Courant (1702). Hacia 1715 había en este país una gran actividad editorial y apareció un gran número de publicaciones de periodicidad variable. La distribución se hacía por medio de pregoneros. Los más importantes centros de circulación de periódicos fueron los cafés, donde la gente se reunía a leerlos y comentar las noticias. Con el desarrollo de la prensa, tuvo lugar el nacimiento de la opinión pública. Fue en Inglaterra donde se aprobó la primera Ley de Prensa Burguesa, el LIBEL ACT, en 1792 y donde apareció, ya a finales de siglo, la prensa de negocio: las empresas periodísticas introdujeron innovaciones técnicas, establecieron una infraestructura informativa para la recogida de noticias y mejoraron los sistemas de distribución, a medida que se desarrollaron las redes del ferrocarril. Aparecieron empresarios con una nueva mentalidad que con fin lucrativo, modernizaron sus empresas, redujeron costos y aumentaron la capacidad productiva. Ejemplo de todo esto fue el periódico The Times (1785).

La prensa en España

Hasta el siglo XVIII no se produce el desarrollo de la prensa en España. En la España de este siglo, predominaba el tema religioso e histórico en la mayoría de las publicaciones no periódicas, por lo que la función de la prensa periódica era esencial para el desarrollo del país, para la difusión del pensamiento y de la nueva mentalidad ilustrada, así como para la propagación de noticias económicas, políticas, sociales, artísticas y literarias.

En la segunda mitad del siglo XVIII, se daban en España las condiciones sociales para el desarrollo de la prensa periódica: un público ávido de noticias y con medios económicos suficientes para costearlas: empresarios decididos, periodistas entusiastas, medios técnicos. La burguesía ilustrada encuentra, por tanto, los cauces apropiados para ir educando a la opinión pública en sus propias ideas económicas, culturales y políticas.

Se pueden distinguir varias etapas en la evolución de la prensa:

  • 300anos_427_01_grPrimera etapa. Hasta 1750 se considera una prensa sin desarrollar, aunque aparecen los primeros periódicos como El Diario de los Literatos de España. El Diario de los Literatos de España (1737) era una publicación de carácter cultural y literario que duró hasta 1742. Luchó contra las ideas barrocas y defendió la obra de Feijoo y Luzán. Su propósito era emitir un juicio ecuánime sobre todos los libros que se publiquen en España. Tenía 400 páginas, formato de libro, costaba de 4 a 5 reales y ponía en circulación una tirada de 1000 a 1500 ejemplares.
  • historiagrafica002Segunda etapa. Entre 1750 y 1770, la figura literaria fundamental es la del periodista Francisco Mariano Nipho, hombre neoclásico, de saber enciclopédico que llegó a publicar casi un centenar de obras, veinte de ellas de carácter periódico. Su Diario Noticioso, Curioso, Erudito, Comercial y Público (1758), fue la primera publicación diaria de nuestro país. Constaba de dos secciones, una de divulgación, que recogía artículos de opinión, a menudo traducciones francesas y otra de información económica donde se anunciaban ventas, alquileres, ofertas, demandas, etc. Más tarde, pasó a llamarse Mercurio de España. Se publicaba mensualmente y eventualmente se acompañaba de suplementos.  En 1770 creó el Correo General de España.

el-pensadorEn esta etapa destaca también El Pensador, cuyo creador, José Clavijo y Fajardo, inició un periodismo costumbrista con temas típicamente españoles, como las costumbres de las tertulias y refrescos, los cortejos, la superstición, y el comportamiento en las iglesias. Trató temas de la educación, tanto de las mujeres como de los hombres, y de la función y el comportamiento del maestro.

Un género importante lo constituyó la prensa económica, ya que las ideas ilustradas defendían las reformas en este campo. El Semanario Económico (1765-6) fue una interesante publicación de este género que difunde los adelantos técnicos para la mejora de la industria y diversos textos económicos.

Hasta 1767 las publicaciones periódicas no encontraron grandes obstáculos para su edición, pero a raíz de las revueltas populares que dieron lugar al Motín contra Esquilache, el rey Carlos III y sus ministros tomaron medidas, entre ellas, la censura de la prensa.

  • Tercera etapa. Desde 1770. El periodismo alcanza en esta época la etapa de madurez.  Es un periodo de prensa polémica aunque también podemos encontrar periódicos cultos y eruditos. En 1786 nació El Correo de los Ciegos de Madrid, que desde 1787 se llamó El Correo de Madrid. Recogía artículos de divulgación de la actualidad literaria, científica, técnica y económica. También abundaban los de crítica social y de costumbres. Publicaba una serie de cartas y discursos firmadas por El militar ingenuo (pseudónimo de D. Manuel Aguirre, ilustrado, admirador de Rousseau), en las que criticaba a las instituciones y denunciaba la injusticia, la desigualdad y la ignorancia. En sus páginas se publicaron por primera vez, de forma póstum210px-Portada_Censora, las Cartas Marruecas de José Cadalso.

La agresividad política de El Censor, durante la década de 1780, hizo que fuese prohibido en varias ocasiones. Esta situación se agravó durante el reinado de Carlos IV. Los gobernantes, atemorizados por los sucesos revolucionarios ocurridos en Francia, impusieron una férrea censura. En 1791, se prohibieron todos los periódicos, salvo la Gaceta, el Mercurio y el Diario de Madrid.

En cuanto a otras ciudades, las más activas fueron las del este y el sur de la península. Se comenzaron a editar el Diario de Barcelona (1792), el Diario histórico y político de Sevilla (1792), el Diario de Zaragoza, el Diario Pinciano de Valladolid y hasta dieciséis cabeceras distintas que se publicaban en Cádiz.

Tipos de publicaciones

Se pueden distinguir dos tipos de publicaciones diferentes en esta época: la prensa culta o papeles periódicos y la prensa popular, que se ocupaba de temáticas diferenciadas y tenía un público propio.

  • La prensa culta. Los periódicos oficiales eran la Gaceta de Madrid y el Mercurio histórico y político, a través de los cuales se difundía la información política. En cambio, las publicaciones privadas se dedicaban a difundir temas culturales o económicos, defendiendo generalmente una ideología avanzada. Sus lectores pertenecían a la minoría ilustrada.
  • Prensa popular. La burguesía creó publicaciones de carácter popular que ya existían desde el siglo XVII, y se desarrollaron a lo largo del siglo XVIII: los llamados almanaques o pronósticos. Incluían temas variados y se distribuían por toda España. Torres Villarroel renovó el género en su Ramillete de astros.

lector

El público lector

Teniendo en cuenta que en esta época el 80% de la población era analfabeta, los lectores de papeles periódicos eran una minoría ilustrada compuesta por nobles y clérigos, miembros de la burocracia real, oficiales del Ejército y algunos sectores de la clase media como médicos, abogados, profesores y comerciantes.

Un ejemplo de prensa ilustrada

El Semanario Económico publicó en los días 13 y 20 de agosto de 1767 una noticia sobre el biberón. Aquí tienes un fragmento:

Tratado y explicación de la teta artificial y modo de criar a los niños sin amas. 

Los más constantes y manifiestos casos que tenemos que alegar son las dos casas de niños expósitos de Sevilla y Granada, en donde entran cabras hasta las mismas cunas para dar de mamar a los niños y en algunas se observa que toman tal cariño y conocimiento de su cría que sin que la lleven ni guíen, ella misma se dirige a la cuna, busca el sitio de la cabecera y volviéndose de ancas, le proporciona la teta al niño para que la pueda asir con la boca y mamar. En Jerez de la Frontera está puesto tan en uso el criar los niños con cabras, que es rara la mujer particular que cría a sus hijos a sus pechos. […]

Lo cierto es que según el célebre doctor Offman, no hay diferencia entre las dos leches de cabras y vacas, por lo que será indiferente criar a los niños con una o con otra de ellas, y solo se podrá preferir la que esté en más proporción de usarse. Esto supuesto pasemos al instante a hacer manifiesto el instrumento que facilita la cría de los niños y para que mejor se comprenda se ha hecho grabar en la estampa que acompaña este semanario.
A. Es un vaso de madera que representa la figura y el tamaño de la teta artificial, que en los Cantones Suizos llaman teta de vaca, en donde se ha de echar la leche; B.B. Es la boca de dicho vaso con su reborde en que encaje el cerco; E.E. de la tapadera; D. es el cañoncito hueco por donde sale la leche después de cerrado el vaso y sirve de pezón; C. demuestra que lo hueco del cañoncito ha de ser mayor en el arranque que por la parte interior de la tapadera; y D. el extremo opuesto del cañoncito, y que lo hueco va a salir a la superficie, y remate de él; F.F. es el suelo o asiento que se le hace al vaso para poderlo sentar o colocar sobre una mesa o suelo plano que se representa en G.G. […]
No ha faltado quien haya objetado al uso de esta teta que, siendo el pezón de madera endurecerá y encallecerá las encías  de los niños, y en la dentificación será grande obstáculo para que los dientes rompan y salgan, y asimismo harán sufrir mucho a los niños y tal vez les originará la muerte. Este reparo se salva poniendo sobre el pezón de madera una hoja sutil de esponja y esta cubriéndola de un pedazo de vejiga de puerco agujereada con un sacabocados redondo, para que los agujeros no se vuelvan a cerrar y tenga siempre el paso libre la leche, y en tal caso se asimila mucho más el pezón artificial al natural. Mas, no siendo de otra masa los niños de España que los de los Cantones, si los de esta República se crían con dicha teta y no les resulta impedimento para la dentificación, ¿por qué se ha de creer que los de aquí lo han de experimentar? 

Carmen Labrador y Juan Carlos de Pablos: La Educación en los papeles periódicos de la Ilustración Española, Madrid, MEC, 1989.

[Fuentes: BERNABEU, Natalia. [et al.] (1995), Lengua Castellana y Literatura 4º ESO, Madrid: Editex; BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curso 2015-2016, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura castellana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la responsable del blog ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos malintencionados, difamatorios o publicitarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s